Alarma por golpe a la industria azucarera

0
956

Alarma en la agroindustria azucarera vallecaucana por la inminente expedición de un decreto que rebaja drásticamente los aranceles al azúcar importado.

Por:  Jose David Castro
Facilitador de las EDC de Valle del Cauca y Cauca

En una entrevista realizada  por un diario local de la ciudad de Cali al presidente de la Asociación de Cultivadores de Caña de Colombia, expresa que:

“La medida que se pretende adoptar ocasionaría la peor crisis social y económica del suroccidente colombiano”.

az

Expresó de igual forma el presidente que la medida afectaría los   188.000 empleos directos e indirectos que generan los ingenios azucareros de los cuales dependen 720.000 personas y tendría un impacto sobre 350.000 familias paneleras y causaría una caída en los ingresos fiscales (predial, industria y comercio)  en 38 municipios de Valle, Cauca, Risaralda y Quindío, que dependen del sector.

De esa manera se evidencia como gracias a los Tratados de Libre Comercio se le está dando más relevancia a la producción extranjera que a la producción nacional, importando una enorme cantidad de productos y servicios disminuyendo el impuesto arancelario que tendrían que pagar estas multinacionales.

Es por lo anterior que no solo el sector azucarero estaría en alarma sino también la economía en general del país, pues según el presidente de ASOCAÑA  “Es inaceptable que Colombia, que fabrica 2,4 millones de toneladas de azúcar por año y exporta 800.000 toneladas, tenga que importar un producto  que tiene precios en góndola de los más bajos en el mercado internacional”. Es decir, que Colombia que tiene uno de los precios más bajos de azúcar, tenga la “necesidad” de importar este producto de países como Brasil que manejan casi el mismo precio y no con las misma calidad que la nacional.

Sumado a lo anterior, ante este panorama se podría incrementar la informalidad e ilegalidad como los derretideros, trapiches para la producción de panela, motivo por el cual afectaría más la agroindustria.

Esta es una definición que azucareros y gobierno han venido postergando desde el siglo pasado, pero que en la era actual de la innovación donde lo tradicional está siendo desplazado, requiere que los azucareros aumenten los subproductos de la caña (metanol, celulosas, papel, cítricos, energía, agua, etc.), para compensar con creces la disminución en las ventas del azúcar refinada y colaborando así al costo de la canasta familiar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here