Biodiversidad y turismo, una síntesis posible

Biodiversidad exige mayor cuidado, a raíz de la creciente actividad turística en el país.  La publicación del Dicasterio para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes, señala claramente la responsabilidad que tenemos frente a la naturaleza.

Por Geyber Pérez González

IMG_5071

“Biodiversidad”, es uno de los temas que se trató en la Jornada Mundial del Turismo, que se realizó en el Vaticano, con el fin de visualizar la creciente actividad turística y examinar los inminentes peligros ambientales que genera. Evidentemente, la iglesia hace un llamado al cuidado de la biodiversidad, al exhortar a los turistas a no eximirse de su responsabilidad, señalando la perdida y el deterioro ambiental que se están originando, en diferentes lugares de nuestro planeta. Este Dicasterio para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes de la curia romana, que estuvo constituido por Mons. Antonio Maria Veglió y Mons. Agostino Marchetto, declara abiertamente la realidad trágica del turismo frente a la pérdida de la biodiversidad.

El presidente del Dicasterio indicó que los viajes turísticos señalados en el informe “Tourism 2020 Vision” van creando mayores problemas ambientales, que ineludiblemente requieren una pronta solución. En efecto, las especies en vía de extinción y la desertificación son fenómenos producidos por la irresponsabilidad humana. No obstante, está perdida de la biodiversidad no solamente se le atribuye al turismo.

IMG_4931Actualmente, vemos cómo la biodiversidad de muchos países exige un mayor cuidado y una mayor responsabilidad. Sin embargo, la situación se agrava cada vez más, debido a los diferentes destinos turísticos, a lugares donde hay una gran variedad de plantas y animales en peligro de extinción.

El daño de la biodiversidad a raíz del turismo se ve en nuestro país. El Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial declara mediante la resolución 548/02 que “385 especies de flora y fauna silvestres de Colombia están amenazados o en vía de extinción, en virtud que su hábitat, área de distribución, ecosistemas que los sustentan o tamaño poblacional han sido afectados por factores naturales y/o de intervención del hombre.” Esto demuestra que la pérdida de la biodiversidad requiere una mayor atención. Es necesario, por tanto, restringir ciertos espacios naturales o promover los principios de sostenibilidad y respeto a la diversidad biológica.

El Dicasterio frente a esta situación afirma lo siguiente: “los turistas deben ser conscientes de que su presencia en un lugar no siempre es positiva. Con este fin, han de ser informados sobre los beneficios reales que comporta la conservación de la biodiversidad, y ser educados en modos de turismo sostenible”. La biodiversidad obviamente necesita ser respetada y cuidada, es más se le debe considerar casi como algo intocable. La actividad turística debe mantener su preocupación por la protección ambiental. Turismo y biodiversidad son dos temas que comprometen al hombre con la naturaleza.IMG_4940

Etiquetado con

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.