Bogotá en dos ruedas

La movilidad por las vías de las grandes ciudades se ha convertido en un problema, el tiempo, la ansiedad y el dinero son factores que motivan a las personas a pensar bien como moverse por la capital.

Por: Andrés. A. Gómez Martín.

Bogotá ya casi llega a los 10 millones de habitantes, los datos del censo del año 2005, arrojaron que en la ciudad habitaban un poco más de 6 millones de personas. El transporte público se ha convertido varias veces. Durante más de 40 años los buses y busetas tradicionales, movilizaron a los capitalinos de sur a norte y de oriente o occidente.

8

Con la llegada del siglo XXI, la ciudad construyó un sistema de transporte organizado, Transmilenio cambió el aspecto de varias zonas de Bogotá y sobre todo ayudó a movilizar más gente en menos tiempo.

Al mismo tiempo aparecieron las ciclo rutas, pequeñas vías destinadas al uso exclusivo de las bicicletas. La idea era motivar a las ciudadanos a usar la “ bici” como su método de transporte.

Las ciclo rutas cruzan la ciudad por las vías más importantes, pero también por sectores en donde el tráfico siempre está estancado. Desde el extremo norte de la ciudad, una ciclo ruta conecta la calle 170 con el extremo sur en el sector de Venecia, otra conecta al aeropuerto internacional el Dorado con la plaza central Bolívar en el corazón de la ciudad, estas son algunas de las más importantes.

Diez y seis años después, los ciudadanos han optado por la bicicleta como medio de transporte efectivo, según datos de la Secretaría de Movilidad, casi un millón de bogotanos se mueven por las bici vías y las ciclo rutas todos los días, una cifra cercana a la cantidad de usuarios del sistema Trasnmilenio que lleva a diario un millón y medio de personas por las troncales.

Rodrigo Vargas trabaja en un banco en la localidad de Chapinero, desde hace dos años llega a su oficina en bicicleta. “Antes tomaba los buses rojos, debía esperar una hora parado en el portal de suba, luego la cantidad de personas que se subían al bus me dejaban sumamente incomodo; un buen día me decidí a usar la bicicleta, ahora me demoro menos en llegar al trabajo, voy contento, hago ejercicio y le ayudo al medio ambiente.” afirmó Vargas.

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.