Campesinos de Tasco protegen nacimientos de agua

En las faldas del Parque Nacional Natural Pisba, decenas de campesinos protestan y detienen la re-apertura de una mina. Según los habitantes de la región ya han perdido más de 30 nacimientos de agua.

Por: ElCampesino.co 

Sixto Amaya es uno de los campesinos de Tasco, departamento de Boyacá, que encabeza una manifestación pacífica en defensa del páramo de Pisba y de la zona rural de su municipio. Según informó el diario el ESPECTADOR en un extenso y juicioso reportaje, los campesinos completan 9 meses acampando en la entrada de la mina el Banco.

2

Páramo de Pisba. Departamento de Boyacá.

Los campesinos han montado en la vereda el Pedregal, en donde se ubica la mina que genera discordia entre los habitantes y la empresa Acerías Paz del Río, un campamento que cuenta con el apoyo de la comunidad rural de la región del norte de Boyacá.

Según informó el diario capitalino, los campesinos no están de acuerdo con la re-apertura de la mina, pues han sido testigos de cómo esta actividad ha acabado con más de 30 nacimientos naturales de agua, por eso, Sixto Amaya afirma que están en el lugar para proteger otros 20 nacimientos que aún quedan en ese sector.

Entre tanto, voceros de Paz del Río afirmaron que los estudios técnicos demuestran que los nacimientos de agua no son subterráneos, por el contrario son lugares que dependen de aguas lluvias, también aseguraron que han realizado todos los trámites de concertación con los campesinos para poder reabrir la mina que causa discordia entre las partes.

En ese sentido, la empresa aseguró al diario EL ESPECTADOR que en caso de la re-apertura de la mina, se realizarán los trabajos de extracción con las medidas de seguridad ambiental requeridas por las autoridades colombianas.

Así mismo, un estudio ambiental realizado por ILSA, destacó que las afectaciones ambientales generadas por la minería en inmediaciones de Pisba, han causado devastación en los bosques por la tala de decenas de hectáreas, disminución del rendimiento agrícola y la destrucción de fauna flora locales.

Los campesinos de Tasco se niegan a levantar el campamento, se quedaran en el lugar hasta tanto les devuelvan los nacimientos de agua, aseguró Sixto Amaya, líder de la protesta pacífica.

  1. Jorge Sánchez Gaitán 31 Marzo, 2016, 7:00 pm

    Bravo, bravisimo, los paramos y humedales son sagrados. Ahí es donde forja la vida porque la vida es el agua. Adelante compañeros campesinos no declinen en esta lucha.

    Responder
  2. Si los colombianos defendiéramos el rincón donde vivimos como lo hace este lider, nuestra Colombia no estaría en venta y no aguantaríamos tantas necesidades y atropellos de parte de los políticos de turno.

    Responder

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.