Cinco consecuencias de vender el voto

De la transacción económica resultante de intercambiar su voto por dinero se desprende una serie de obligaciones que aunque no son explícitamente evidentes si son de obligatorio cumplimiento.

Por Helbert Leal Borda

De la transacción económica resultante de intercambiar su voto por dinero se desprende una serie de obligaciones que aunque no son explícitamente evidentes si son de obligatorio cumplimiento, la relación comercial entre las partes no se extingue al momento de depositar el voto, se mantiene vigente por el tiempo que le otorga el voto y sus consecuencias superan los cuatro años en que se divide la rentabilidad del negocio de vender su voto.

Cinco consecuencias de vender el voto

1. Si usted vendió su voto estará violando el código penal, ley  599 de 2000, artículo 390 (Fraude al sufragante), incurrirá en prisión de uno (1) a dos (2) años pero para la práctica usted se convierte en delincuente cómplice de un bandido,  su voto le habrá dado la oportunidad a un malhechor de administrar los recursos de salud, educación, deporte, vivienda, cultura, agua, entre otros, que son de usted, de su familia y de sus hijos, un criminal sabe delinquir no gobernar, entonces automáticamente pasara de ser cómplice del bandido a ser víctima del criminal al que usted le vendió su voto.

2. Pérdida de derechos

Sin duda que una de la consecuencias inmediatas será la pérdida de derechos, el derecho a la justicia, a la réplica, al reclamo o a la aclaración, al vender su voto y convertirse en cómplice usted renuncia a esos derechos, deberá cómo consecuencia aceptar con sumisión, servidumbre y obediencia los actos que en adelante su cómplice que se abra convertido en su gobernante, designe sobre su vida, ya no es solo cómplice, ahora es víctima y esclavo.

3. La estructura delictiva

El delincuente al que le vendió su voto no está solo, hace parte de una organización delictiva electoral, una estructura piramidal en donde usted se encuentra al final en la base, en el fondo, estás personas que están por encima de usted en la organización electoral se convertirán en los secretarios de despacho, contadores, auxiliares, consultores, empleados, conductores etc. Usted será cómplice de ellos pero sin beneficios, usted es parte de la organización pero es desechable, entonces no solo será cómplice, víctima y esclavo, también será desechable.

4. La rentabilidad

Un criminal no gobierna, un criminal delinque, al vender su voto las necesidades que apremian su entorno físico y social serán desatendidas y como consecuencia habrán incrementado haciéndose cada vez más difícil el atenderlas lo que generara una serie de nuevas situaciones que complicaran aún más los problemas, el valor de sus propiedades decaerá, la calidad de la educación de sus hijos será mediocre, los servicios de salud serán ineficientes, la seguridad será casi inexistente, puede llegar a perder la vida ante una crítica situación de abandono estatal, entonces ya no solo será un delincuente, víctima de otro delincuente, esclavo de este mismo y desechable ahora también será más pobre.

5. El efecto domino

Las consecuencias negativas de vender el voto o elegir mal desencadena una serie de problemas que se extienden en todos los aspectos de la vida social, de su vida familiar, de su localidad, de su municipio y termina por invadir su vida personal y se ven reflejadas en su municipio, en su región, en la nación y fuera de ella, el efecto domino puede llegar a ser incontable, cada problema termina generando otro problema peor, otro variable que aumenta negativamente que desgasta la sociedad y al país.

Los $ 50.000 pesos o $ 200.000, el cemento, los ventiladores, el ladrillo, tejas, licuadoras, mercados, televisores etc, pueden parecer inocentes y hasta le puede parecer un intercambio justo o una pequeña oportunidad de negocio pero en realidad está socavando el futuro, el suyo y el de sus hijos y los hijos de ellos, sólo espero comprenda que si vende el voto lo haga por mejor educación para sus hijos, mejor calidad de vida para usted y su comunidad, vías dignas, políticas justas, justicia y seguridad, su voto, ese único voto, vale mucho, lo vale todo.

Etiquetado con

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.