El colegio que promueve espacios para la construcción de tejido social

0
501
Imagen de: antena 3
Imagen de: antena 3

La Institución Educativa Rural Departamental Miña y Ticha se encuentra ubicada en el municipio de Guachetá, en la vereda Miña, en cabeza de su rector el señor Rafael Enrique Rozo Arévalo, en la actuallidad han construido el laboratorio de biotecnología de material vegetal para la implementación de los proyectos experimentales y productivos de los estudiantes de los grados decimo y undécimo.

Hace aproximadamente 7 años solo era un propósito que hoy en día es una realidad, gracias al esfuerzo y cooperación de los estudiantes, la institución educativa y algunas entidades municipales que aportaron recursos.

Es así que lograron obtener materiales de primera necesidad para el laboratorio como: equipos de flujo laminar, destilador de agua, autoclaves, balanza analítica, phmetro, agitador magnético, vidriería y reactivos. Lo anterior para el uso de los estudiantes en el proyecto con tomate cherry en sus distintas variedades como: cebra, rose, perla, ubalina y tradicional.

¿Qué hacen los estudiantes con este proyecto en el colegio?

Por consiguiente, durante el año escolar los estudiantes de décimo y undécimo realizan el proceso de producción del tomate cherry en los espacios de clase de la modalidad de biotecnología de material vegetal, quienes ofrecen mano de obra y acompañamiento en las etapas de: crecimiento y elongación.

Este proceso consiste en depositar la semilla extraída de otros frutos en vasos pequeños como un espacio estéril, a partir de estas se realiza la propagación clonal, que consta en tomar pies de la planta para crear nuevas semillas.

Luego viene la etapa de endurecimiento que consta en depositarla en vasos plásticos o bolsas la semilla para que dé inicio a una elongación que genera una producción final dentro del invernadero.

Hay que mencionar que para el anterior proceso la institución educativa cuenta con un Biólogo y capacitaciones del SENA en temas como estudio de mercados y Bioagricultura. Le puede interesar: Deserción escolar podría resolverse con Bioeducación en Vaupés

Con el propósito de implementar una estrategia en la institución educativa que dé respuesta a diversas problemáticas sociales evidenciadas dentro de las aulas de clase, como lo es la violencia intrafamiliar y el incorrecto manejo del tiempo libre.

Educación para manejar mejor el tiempo libre de los jóvenes del campo

Esta iniciativa hace que por medio de los procesos de producción del tomate cherry se fortalecezcan los lazos dentro de la comunidad estudiantil y las familias de cada uno de los estudiantes, involucrándolos en la producción y comercialización del fruto.

Iniciativa que está propiciando espacios de socialización, trabajo en equipo, y que además generen ingresos económicos al implementar su cosecha en los predios de la comunidad guachetuna, de manera que se asume el desafío de cerrarle el paso a la criminalidad como consecuencia del mal manejo del tiempo libre.

Finalmente, los estudiantes que participan en los proyectos de biotecnología logran proyectarse en ámbitos familiares y comunitarios que generan bienestar a sus vidas.

Muy a pesar de que estas iniciativas de construcción del tejido social carecen de aportes económicos para generar mayor impacto y calidad en la cobertura dentro de las instituciones educativas, habría que tener en cuenta que el aporte de un granito de arena en el futuro puede ser la base de toda una sociedad.

Por: Angie Katherine Castiblanco Ramírez, Facilitadora de Cundinamarca, Proyecto de Valores Cívicos y Democráticos – Acción Cultural Popular.
Editora: Ana María Rizo Díaz. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here