¿Cómo identificar la mastitis bovina?

Por medio del comportamiento de sus vacas, usted puede identificar si presentan enfermedades como la mastitis; lo que le permitirá saber cómo actuar para no afectar su ganado y producción.

0
329

La mastitis bovina es una enfermedad que se caracteriza por la inflamación de la ubre, causada generalmente por bacterias. Dicho mal, hace que las vacas presenten algunos cambios físicos durante la evolución de la enfermedad.

Además, la mastitis causa “entre un 40 a 50% de disminución en los márgenes económicos netos por vaca, con la mayor parte de estas pérdidas debidas entre 5 a 7% por disminución en la cantidad de leche por lactancia”, según Agro Meat.

Algunos factores que generan mastitis en las vacas

  • Falta de higiene en el ordeño.
  • Manejo erróneo de la ordeña manual o mala manipulación de la ubre.
  • Máquinas de ordeño defectuosas.
  • Traumas, lesiones y úlceras en la ubre.
  • Presencia de patógenos en el medio ambiente.

Comportamientos en las vacas de echado post-ordeño

Imagen de: Animales unComo

El tiempo de echado de las vacas es una clave para predecir la mastitis. “De acuerdo con las estadísticas, las vacas que se echan luego de 40-60 minutos del ordeño, son 1.4 veces menos propensas de desarrollar mastitis que aquellas que se echan dentro de los 40 minutos seguidos al ordeño”, según el portal Contexto Ganadero.

En ocasiones, las hembras que se quedan paradas durante 90 minutos o más, presentan una buena señal de salud, libre de mastitis. Le puede interesar: Vacas lecheras de Antioquia estarían afectando el medio ambiente

Hay que tener en cuenta que, cuando se accede a un sistema automático de ordeño y las vacas se someten a estar paradas más de 2,5 horas tras la extracción de la leche, las hembras estarían más propensas a que desarrollen mastitis, agrega Contexto.

Consejos para ganaderos

Se aconseja realizar un control de la mastitis en lecherías cada 8, 10, 15 o 30 días. Como mínimo cada 15 días para ayudar a mantener hábitos sanos en las vacas.

Si se lleva a cabo un control, se pueden evitar gastos adicionales como eliminación de leche anormal, compra de medicamentos y pago a veterinarios por atención a los animales.

Asegúrese de no dejar leche en la ubre al ordeñar las hembras. Además, diagnostique un horario diario fijo para extraer el lácteo, aconseja Contexto Ganadero.

Además, “las sobras de leche en la ubre se originan por el incumplimiento del horario en el ordeño tanto manual como mecánico, porque la vaca está preparada a ciertas horas del día para el proceso y cuando se deja pasar un lapso mayor de 12 horas, entre los ordeños del día, se genera la enfermedad”.

Por: Andrés Arias. Estudiante de Comunicación Social – Periodismo.
Editor: Lina María Serna López.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here