Cuando los precios del arroz se disparan

Por: Juan Carlos Pérez Bernal

Con aumentos de precios superiores  al 40%, el arroz se ha convertido este año en uno de los talones de Aquiles de las cifras económicas.

Cuando los precios del arroz se disparan

Cuando los precios del arroz se disparan

El asunto es muy preocupante, por su alto impacto sobre las finanzas familiares, amén de la gran tradición de consumo, a tal punto que en la mesa típica del colombiano puede faltar de todo menos arroz. Es así como cifras de la Cámara de Arroz de la ANDI indican que el consumo promedio per cápita asciende a 41 kilos por año.

Sin embargo, los precios actuales amenazan esa preferencia gastronómica, pues mientras a finales del año pasado una libra del cereal en Bogotá se podía conseguir a $900, hoy en algunas tiendas hay que pagar $1600, o un poco más.

Lo más preocupante de la situación es que aún no se ponen de acuerdo los productores, la industria y el gobierno sobre lo que está pasando.

Para la industria molinera, el país se ha visto afectado con un déficit cercano a las 200.000 toneladas, ocasionada por la sequía  ocurrida a mediados de 2014. El gobierno asegura que no hay tal escasez y que lo que se presenta es un fenómeno de especulación con los precios. Y los productores, representados por Fedearroz, sostienen  que, en efecto, hubo una caída en la producción, pero que los precios ya han tendido a estabilizarse y se normalizarán con la importación de unas 600.000 toneladas en el período marzo-julio.

En medio de estas dificultades nos preguntamos ¿qué es lo que está fallando en la política agropecuaria para que el consumidor se vea abocado a pagar mucho más por un producto básico?

Expertos como Uriel Ortiz sostienen en forma tajante que , en buena medida, todo obedece a una insana política de restricción a las importaciones provenientes de loa países andinos.

Quizás no le sobre razón, pero el tema va más allá y pasa por la imperiosa necesidad de contar con una política agraria que le devuelva su lugar al  sector primario de la economía.  Recordamos, por ejemplo, el Plan de Oferta Selectiva de alimentos promovido durante la administración Barco que convirtió al agro en el sector líder, con un crecimiento promedio por encima del 5% anual.

Entonces, todos ganamos: agricultores, empresarios y consumidores.

Se nos dirá que eran otras épocas. Claro, de las cuales debemos aprender para devolverle al campo el lugar que se merece.

 

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.