Cultivos transgénicos. Producción en masa parte 2

La industrialización de la agricultura y los avances biotecnológicos han puesto a las semillas en el centro de atención de empresas  e inversionistas.  La economía de pequeños campesinos se ve afectada por nuevas políticas económicas

Por: Andrés A. Gómez martín.

dedo_opt

La industria  biotecnológica  busca acelerar los procesos naturales en términos de crecimiento y desarrollo de las semillas  para que de esta forma los cultivos como el maíz, el algodón o el arroz sean modificadas genéticamente  y la producción se de en  lapsos de tiempo más corto y haciendo de los cultivos resistentes a plagas y enfermedades. Sin embargo la discusión a nivel mundial sobre la implementación de estas semillas en los cultivos está abierta.

Algunos países como Alemania, Italia o Francia han prohibido el uso en sus territorios de cualquier tipo de semilla o cultivo transgénico. Estudios como el de la Universidad de Caen (Francia), demostraron en experimentos con roedores, que el consumo prologando de alimentos transgénicos producía más tumores cancerígenos  que  en los roedores que no  consumieron esta clase de alimento.

María Andrea Uscategui  es la directora de la asociación  vegetal agrícola que respalda el uso de las semillas transgénicas. La funcionaria destaca que el uso de las semillas transgénicas es útil para la sociedad porque gracias a estas se pueden producir  más y mejores alimentos que garanticen la alimentacióna nivel mundial.

En el congreso de la República  se ha tocado este sensible tema, el Senador Jorge Robledo, aseguro que en el año 2008 los productores de algodón perdieron cerca 100 mil millones de pesos y la afectación del 30 % del cultivo debido a que en regiones del Tolima y de Córdoba se usó  la variedad de semilla DP 450.

En este panorama los pequeños agricultores se enfrentan con sus semillas nativas o criollas y modos tradicionales de cultivo, a las semillas certificadas o semillas transgénicas propiedad de grandes empresas biotecnológicas.

Según  un informe de la REVISTA SEMANA,  existe  una ley que tiene espacios grises en materia de regulación de las semillas en Colombia. La resolución  970 de 2010, busca entre otras cosas asegurar la Fito sanidad de las semillas, por lo que las semillas criollas o semillas locales quedan catalogadas como semillas no certificadas o de contrabando.

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.