Cundinamarca: un semillero de paz

Los jóvenes cundinamarqueses están llamados a contribuir activamente a la construcción de una cultura de paz en el país a través de la iniciativa departamental denominada Jóvenes Constructores de Paz.

Por: Nelson David Ruiz Guzmán
Facilitador de las EDC de Cundinamarca

Jóvenes Constructores de Paz es un programa del departamento de Cundinamarca que busca definir las estrategias y acciones para garantizar el goce efectivo de los derechos de los jóvenes.

dom2

Además de articular la oferta institucional dirigida a la juventud cundinamarquesa, el programa Jóvenes Constructores de Paz se plantea como objetivo consolidar los proyectos de vida de este sector poblacional basándose en la responsabilidad, autonomía, estilos de vida saludable, identidad estructurada en valores sociales, el liderazgo, la participación, la convivencia ciudadana, el ejercicio de derechos y el desarrollo de competencias académicas, laborales, y sociales.

En Cundinamarca son muchas las graves problemáticas que impiden una nueva generación de paz como la violencia, la pobreza y la estigmatización. A pesar de esto son los jóvenes quienes tienen en sus manos la oportunidad de generar una cultura de paz a través del ejercicio de sus derechos y la generación de nuevos espacios de sana convivencia.

Para ello, el programa Jóvenes Constructores de Paz presta especial atención en brindar a través de un enfoque diferencial según condiciones de vulnerabilidad, discriminación, orientación e identidad sexual, diversidad étnica, cultural, de género y territorial, acciones de prevención, promoción, protección, acceso, disponibilidad, permanencia, calidad, sostenibilidad y participación dirigida a todos los jóvenes del departamento desde los 18 a los 28 años.

Para acceder a toda la oferta institucional el programa Jóvenes Constructores de Paz, manejado por la Secretaría de Desarrollo Social del Departamento, realiza diferentes convocatorias en las alcaldías de los municipios de Cundinamarca.

Que los jóvenes hagan conscientes los problemas que los aquejan y que les impiden construir la paz en Colombia es el primer paso para formular políticas públicas que permitan mejorar sus condiciones de vida.

Participar es la clave para que los jóvenes de Cundinamarca de sectores rurales y urbanos sean la generación de la paz de la cual tanto se insiste por estos tiempos. Con seguridad, son ellos quienes pueden generar una visión del mundo diferente y trabajar para que se logre tanto en sus territorios como en el país.

Enhorabuena por las iniciativas que permitan mejorar las condiciones de calidad de vida en el departamento. Recuerde que quien vive bien es portador de paz.

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.