El cuy, con sabor ancestral

0
1301
Foto por: Sandra Patricia Romero Sarmiento. Facilitadora EDC – ACPO. Cundinamarca.

El cuy, cobayo, curi o conejillo de indias, con cualquiera de esos nombres puede llamarse al pequeño roedor, es una herencia Inca que se conserva desde tiempos ancestrales, primero, criado en las cocinas campesinas y, luego, tecnificado hasta tal punto que en los últimos años se ha llevado a su exportación.

Se asume que su crianza y consumo fue muy importante para el antiguo Perú. Todavía hay personas que se resisten a consumir el cuy, muchas veces por la presentación en el platillo o simplemente porque piensan que no tiene mucha carne.

Los beneficios del Cuy

Según los nutricionistas, es bueno porque su carne tiene un alto nivel nutricional, tiene un alto nivel proteínico, es bajo en grasas, Omega 3, minerales, vitaminas y conserva un alto aporte en hierro.

Además, es una carne sana ya que su crianza se hace directamente en las casas de los campesinos. Su mayor consumo se ha generalizado desde que se descubrió que la carne del cuy tiene altos poderes afrodisiacos.

El cuy es un roedor que se reproduce vertiginosamente y no sobrepasa los 40 cm de largo y los 20 de alto. Se caracteriza por tener un pelaje corto y adherido al cuerpo. Este tipo de cuy es el que más se adapta a los climas y se puede consumir a sus tres meses de edad. Le puede interesar: Gastronomía colombiana está en crecimiento

¿Qué tipo de comida consumen?

La alimentación de este roedor son los cereales y concentrados pero su principal alimento es la hierba o pastos verdes, sin incluir algunos como: Cola de caballo, perejil, alfalfa, que son hiervas con alto contenido de nutrientes, y entre más variada sea su dieta alimenticia, mas nivel de proteínas y nutricional obtendrá.

Listos, A preparar

Preparar la carne de cuy es algo delicado, no obstantes es variada y exquisita. Aquí tenemos una muestra de cuy asado:

Primero se sacrifica el animal y luego se mete en agua hirviendo para poder desprender fácilmente su pelaje, una vez esté bien pelado, se le retira todo lo que lleve dentro, vísceras, hígado, etc.

Seguido a esto, se adoba (el adobo es especial y lo que le da el toque característico y lo convierte en un bocado exquisito, único en su género) se prepara el adobo con aceite, dientes de ajo, pimienta sal, ají panca molido y comino al gusto.

Pasamos a untar el cuy con el adobo, luego se lleva al carbón que debe estar al rojo vivo y con un asador, que se trata de una vara de madera que no emita sabores ni olores, se le va dando vueltas hasta que su piel quede crujiente.

Finalmente, se sirve con papa, con cáscara o pelada, también de acuerdo al gusto va con arroz y mazorca, se sirve acompañado del ají típico de Nariño, preparado con huevo duro finamente picado, cebolla y sal.

Por: Sandra Patricia Romero Sarmiento. Facilitadora EDC – ACPO. Cundinamarca.
Editor: Ana María Rizo Díaz. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here