¡De la arepa sí se vive!

La arepa de maíz, se está consolidando como una de las fuertes tendencias de rentabilidad en la economía familiar.

Por Ermes Guarnizo

El Maíz, alimento que ha predominado a través de la historia, se posesiona como uno de los que más genera rentabilidad en el municipio de San Vicente del Caguán, Caquetá. La venta de arepas en la mañana y a partir de las 6 de la tarde, en cada esquina de las calles principales del municipio, logra concentrar un número significativo de la población que se ubican alrededor de la asador de arepas, con la finalidad de disfrutar desde 600 pesos hasta 5000 pesos arepas con sal y mantequilla, con mortadela y queso o rellenas con todas las carnes.

¡De la arepa sí se vive!

Aproximadamente hace dos años, la venta de arepas, se daba en las tiendas o pasaban vendedores ambulantes ofreciendo. Las familias las compraban en horas de la mañana para consumirlas con el caldo, el huevo revuelto o la carne asada y en especial con el famoso chunchullo (tripa de vaca), pero su tamaño era pequeño.

Desde hace un año funciona “las delicias del maíz”, un lugar que abre en horas de la noche para ofrecer variedad de arepas, lo que permitió una concentración masiva de la población en el lugar, para disfrutar de las mismas; pero este lugar, quedo corto ya que la demanda crecía cada día más.

Debido a que la arepa, presentaba gran demanda en el municipio, en especial en horas de la noche, muchas familias comenzaron a abrir espacios para generar rentabilidad, ya que la oferta del producto, quedaba reducido en un solo lugar, lo que propiciaba una ventaja e incursionar en el mercado. De esta manera muchas familias viven de los ingresos diarios que les genera la venta de arepas, cuyo promedio esta en 70.000 a 80.000 de ganancias, lo que permite posesionarse como una de las alternativas económicas de mayor rentabilidad en san Vicente del Caguán.

 

Etiquetado con
  1. Wendy Amirla Garcia Gomez 23 julio, 2015, 10:17 pm

    Que bueno que no solo en Antioquia sea donde las arepas ayudan a el sostenimiento de las familias, que bueno seria compartir nuestros productos entre Choco y el Caguan muy chevere profe Ermes el profe Miguel nos habla de usted la monja y el Araza en una grandisma finca que tienen y disque todos viven alli.

    Responder

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.