Día de la Madre

El  homenaje  más  merecido  y  justo  al  ser  que  nos  dio  la  vida.

Por: José Ignacio Rodríguez*

El día domingo 10 del presente mes de mayo, en muchas regiones, ciudades y pueblos del país, se celebra el Día de la Madre. Se trata del más justo reconocimiento al ser que sirvió de puente entre el Creador y la criatura para transmitirnos el don precioso de la vida; para conectarnos y hacernos partícipes de esa fuente eterna de la vida.  Esto es lo que le da un enorme significado a la celebración del Día de la Madre, pues todos hemos salido del vientre de una mujer que arriesgo su vida para hacernos partícipes de esa fuente inagotable de vida y poder ser lo que ahora somos. En este país de celebraciones en que se dedican días a todo y con cualquier pretexto, ¿Cómo no dedicar, de todos los días que tiene el año, al menos uno que sea el día de la madre?

Día de la Madre

Es absurdo y preocupante que una celebración como esta, Día de la Madre, tan íntima; tan del hogar; tan familiar, se haya comercializado tanto, que sean los  comerciantes los que esperan con más anhelo que nosotros esta celebración.  Somos todos nosotros los que debemos celebrar con amor y agradecimiento sincero  el Día de la Madre. Y es que el Día de la Madre se convirtió para el comercio, en el plato más suculento para engordar sus arcas.

Pero hay algo peor: el Día de la Madre se ha convertido en los últimos años, en el más violento de todo el año.  Según los reportes de las autoridades, el año  pasado solo  en  el  Valle de  Aburrá, murieron  violentamente  17  personas  en la celebración del Día de la Madre. ¡Por  favor!: ¿Hacia dónde va esta pobre sociedad?

 “El Día de la Madre es una celebración con sabor  de eternidad. Fiesta en que las palabras callan lo que dicen y dicen lo que callan”. Pbro. Hernando Uribe C. OCD. El Colombiano, mayo 8 del 2015.

*Coordinador Escuelas Digitales Campesinas Antioquia
Etiquetado con

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.