¿Dizque ahorrar energía los campesinos?

Todos hemos recibido consejos e instrucciones sobre lo que debe ser nuestro comportamiento. Y esto en lo que se refiere a los diferentes aspectos de nuestra vida. Unas cosas tienen relación con nuestro espíritu o con nuestro cuerpo, en forma individual y hay otras cosas que tratan de las maneras de ser con la familia y con la sociedad.

Por: Dr. Luis Alejandro Salas Lezaca.

Aprendemos desde cuando comenzaban las señales de nueva vida en el vientre materno, hemos  tenido múltiples oportunidades de recibir la influencia ajena, ya sea en el hogar, en la calle, en el templo, en la escuela, en cualquier lugar. Y los ahora llamados medios de comunicación han golpeado en una y otra forma a nuestras puertas y ventanas.

luis salas

Gracias a nuestra familia y a la comunidad en que vivimos tenemos la educación que poseemos, pertenecemos a una cultura. A medida que va pasando el tiempo nosotros vamos creciendo y envejeciendo, vamos afirmando y confirmando algunos asuntos que van desplazando a otros o van tomando distintos puestos en nuestra conciencia, en nuestro modo de apreciar la vida, en nuestro modo de ser y de tener, en nuestra forma de admirarnos y de apreciar a los demás.

Pareciera que en las ciudades hay una mayor complejidad y así hay más influencias sobre las gentes que allí están, quizás hay más acceso al intercambio, a las relaciones.

Por lo general en el campo hay más soledad, hay aislamiento y menos trato con los demás.  La instrucción, la educación y la cultura son distintas y van cambiando constantemente.

El clima, el ambiente, todo lo que nos rodea, todo aquello que no somos nosotros mismos, actúa sobre cada uno y sobre los conjuntos y cada quien responde a su manera.

En la nación hay chicos y grandes, hombres y mujeres, campesinos y citadinos. Nos parecemos pero somos distintos. Hay asuntos que obran más sobre algunos sectores de la población y hay algunos que producen efectos en todos. El sol sale para todos y la lluvia cae a quien sea pero cada uno recibe un impacto a su acomodo. Hay acciones individuales y acciones de conjunto que se cumplen así o asá.

En ciertos momentos de crisis nos corresponde actuar a todos. Ahora estamos en situación especial que nos exige el ahorro de energía, para evitar mayores y graves males a la gente del país. Cada uno, de la ciudad o del campo, tiene que preocuparse por lo suyo y lo de los demás, tiene que actuar por el propio beneficio y por el bien común.

Que esta experiencia nos sirva para pensar en no malgastar.

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.