Ecuador nos necesita

0
652

Ecuador, tras el fuerte temblor, ha quedado devastado. Una gran cantidad de organizaciones unen sus esfuerzos para ayudar a quienes han quedado sin nada. La Arquidiócesis de Bogotá ha querido hacerse presente y unir los esfuerzos de los fieles católicos para ayudar a quienes necesitan ayuda.

 IGLESIA AYUDA ECUADOR 2

Por Camilo Agudelo Linares

 

El pasado 16 de abril un fuerte temblor azotó las tierras ecuatorianas, con epicentro en la provincia de Manabí. El movimiento sísmico alcanzó una magnitud de 7,8 en la escala de Richter y se sintió en las naciones vecinas de Colombia y Perú. Según los expertos, este sismo ha sido el más fuerte y destructivo que se ha presentado en Ecuador.

Para Ecuador no ha sido fácil recuperarse de este hecho, las cifras de afectados aumentan a diario; hasta el 16 de mayo los organismos de rescate reportaban 661 faTERREMOTO 1llecidos, 6,274 heridos y 12 desaparecidos. Hasta el momento se calcula que más de 28.000 personas han quedado sin un techo donde vivir y, tras haberlo perdido todo, se encuentran en albergues a la espera de que el gobierno de Ecuador y las distintas entidades internacionales les ayuden a suplir sus necesidades básicas.

La situación actual de Ecuador es trágica, un gran número de familias lo ha perdido todo, desde sus seres queridos hasta sus casas, quedando así en niveles extremos de pobreza y necesidad. Muchos niños han suspendido sus estudios debido al colapso de las escuelas, muchos enfermos siguen siendo atendidos en albergues improvisados debido a la escasez de hospitales y de profesionales de la salud; los niveles de hambre son enormes puesto que algunas vías principales sufrieron daños y esto hace imposible que las ayudas lleguen a tiempo. Indudablemente hoy Ecuador sufre una gran tragedia.

Gracias a la solidaridad de muchas personas como los mismos ecuatorianos que no fueron afectados, países vecinos que no se han hecho esperar, organizaciones internacionales como el Banco Mundial, la Unión Europea, la Cruz Roja Internacional, entre otras, han enviado sus ayudas. La Iglesia Católica también ha hecho un gran aporte para los damnificados, el Vaticano ha enviado ayudas al Presidente de Ecuador para que las destine a quienes sufren las consecuencias del devastador terremoto.

Aunque las ayudas han sido significativas y han llegado de todas partes del mundo, los ecuatorianos siguen necesitando de la solidaridad de muchos; por esto, la Arquidiócesis de Bogotá, motivada por su Obispo, el Cardenal Rubén Salazar, ha iniciado desde el presente mes una colecta en todas las parroquias de la Arquidiócesis para los hermanos de Ecuador. Hoy son ellos quienes sufren, mañana podemos ser nosotros, por esto en un gesto de solidaridad ayudemos a promover esta campaña a favor de quienes más nos necesitan.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here