EDC Antioquia/ El campesino colombiano protagonista directo de la economía del país

0
1008

Antioquia

 

Por: Luis Fernando Moreno Gallego, estudiante EDC- Antioquia.

Hablar del campesino colombiano es mencionar a esos compatriotas, hombres y mujeres que con su tesón, esfuerzo y empuje cultivan sueños e ilusiones y transforman el país. Los campesinos son personas indispensables para todos sin excepción, ya que sin ellos no tendríamos el pan diario que colocamos en nuestras mesas, pero estas personas las  tenemos en el olvido y el gobierno nacional poco se ocupa de ellos.

 

El campesino colombiano en su mayoría vinculados a la producción agrícola tradicional, sin acceso a más tecnología que las herramientas tradicionales para las prácticas de laboreo, en terrenos de alta pendiente, muchos de ellos en extensiones de minifundio o microfundio, con grandes problemas de violencia no le ha quedado otra alternativa hoy, que salir de su territorio en búsqueda de su supervivencia económica.

 

Es que para nadie es un secreto que el campesino colombiano ha vivido por décadas en el abandono y en el olvido; actualmente  podemos observar que más que pobreza, en el campo colombiano hay indigencia. Mientras que en las ciudades los pobres son el 30% y los indigentes el 7%; en el campo los pobres son el 65% y los indigentes el 33%. Es que cada día las condiciones sociales y económicas son peores para los campesinos en Colombia; todos los indicadores de calidad de vida y de desarrollo de los últimos diez años muestran un mayor desequilibrio económico en el sector rural, mayor migración de campesinos producto del desplazamiento armado, incremento en la apertura de mercados con una balanza desfavorable para la producción y en especial para productos de cultura campesina, disminución de la participación política y de emancipación a raíz de la intimidación armada proferida por grupos de ultraderecha, expropiación de vastas zonas de producción agrícola  para dedicarlas a la ganadería extensiva, a la explotación minera de grandes compañías y a cultivos agroindustriales en muchos casos con concesiones por parte del estado en beneficio de la misma clase política;  y como si fuera poco, se le suma la problemática ambiental donde en algunas zonas se ven gravemente afectados ya sea por las sequias o por las inundaciones debido a  los fenómenos de la niña o el niño.

 

Por lo anterior pienso que es de vital   importancia retomar las negociaciones entre el gobierno nacional y los actores armados, para que se toque nuevamente el tema del campo colombiano,  buscando impulsar la integración de las regiones y el desarrollo social y económico equitativo del país. Esto implica, el acceso y uso de la tierra, tierras improductivas, formalización de la propiedad, fronteras agrícolas y protección de zonas de reserva; programas de desarrollo de enfoque territorial, infraestructura y adecuación de tierras; desarrollo social en salud, educación, vivienda y erradicación de la pobreza; estímulo a la producción agropecuaria y a la economía solidaria y cooperativa; asistencia técnica, subsidios, acceso al crédito, generación de ingresos y mercadeo. Todo esto buscando favorecer al campesino,  para ellos y sus familias y por ende a todo el país.

 

“Campesino de mi tierra, que marginado te tienen.

Con un cuadro de hijos sufres, de miseria y padeceres.

Campesino trabaja más, campesino con mucho ardor. Campesino no creas na.

Campesino promesa son, campesino no llores más.

Que tus lágrimas riegan hoy  esta tierra de amor y paz, que algún día será mejor “

(Apartes de la canción Campesino de mi tierra, Tania)

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here