Editorial: agricultores ignorantes

Por: Luis Alejandro Salas

Hace unos años estas dos palabras “agricultores ignorantes” solían estar juntas y a nadie le llamaba la atención. Era casi sinónimo de campesinos analfabetos. Los campesinos eran los que cultivaban, los labradores, que sembraban, podaban  y cosechaban, para llevar luego al mercado sus productos. Había pocas escuelas en los campos y las maestras enseñaban hasta segundo de primaria. A las veredas no llegaban periódicos, libros ni revistas y así por desuso se convertían en analfabetos adultos, algunos de los que habían podido ser escolares.

A partir de 1948 fueron multiplicándose las Escuelas Radiofónicas y hubo oportunidad para capacitarse en la propia casa o en la de un vecino, con la ayuda de alguien de buena voluntad que sabía leer y escribir y actuaba como auxiliar inmediato. Empezaron a llegar las cartillas de la educación fundamental integral y en 1958 apareció el periódico semanario El Campesino. Después vinieron los libros pequeños de la Nueva biblioteca popular de Editora dosmil. En Sutatenza y Caldas se formaron dirigentes campesinos y líderes que volvieron a sus veredas o fueron a otros pueblos y motivaron a estudiar, a educarse mejor.

Se multiplicaron las escuelas rurales, hubo más cursos de primaria y también colegios de bachillerato. Ahora hay enseñanza virtual y digital.

El campesinado ha cambiado o  mejor dicho, hay gente preparada que vive en el campo o va con frecuencia y hay campesinos estudiados y estudiosos. Las maneras de cultivar se han modificado y hasta industrializado. Ahora la gente se interesa mucho más por estudiar y hacer que los hijos aprendan y se hagan profesionales.

Pero es un pesar que muchos prefieran huir del campo y no vuelvan a él. Dejan a los viejos cuidando una pobre labranza y no les estimulan para formarse más y capacitarse en lo que se refiere a cultivos, a cultura rural, a técnicas de producción, a defensa del ambiente, a mercadeo más adecuado.

Los campesinos de ahora deben ser verdaderos cuidadores del agro, protectores de la naturaleza, defensores de los recursos naturales, sembradores de progreso.

Ignorante es el que no sabe y por eso es esclavo de su incapacitación. La educación nos hace libres.

 A estudiar. A aprender más. A capacitarnos mejor. A unirnos para la productividad.

No más agricultores ignorantes! Debemos ser propulsores del desarrollo que es el nuevo nombre de la paz.

  1. La tierra aún responde si se cultiva con amor, materia orgánica solo que faltan medios de transporte, mercadeo, herramientas apropiadas, mano de obra en las prácticas y aplicaciones de la agricultura ecológica. Ha sinnúmero de idas.solo faltan las ganas.

    Responder

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.