Editorial: vuelven las tragedias por lluvias en el país

Las políticas del estado sobre deforestación no funcionan.

Por: Nicolás Montañez

De nuevo la lluvia ataca zonas que algún día estuvieron llenas de vegetación, este es un problema que viene afectando las zonas rurales y urbanas en los últimos años creando desastres y muerte en lugares, que por lo general, están bastante desprotegidas.

Este asunto no es nuevo y ya muchos ambientalistas, amantes de la naturaleza y gente del común son conscientes del problema que trae quitar, arrancar, reemplazar y quemar la vegetación que está en las laderas de los ríos o en las faldas de las montañas.

Las malas prácticas que se vienen dando desde hace muchos años, comienzan a generar las tragedias de las que nos aterramos año tras año y sobre todo por estos días. Pero a quien le importa?, parece ser que las entidades gubernamentales se sienten libres de toda culpa al hacer unas pequeñas campañas que sugieren no cortar los árboles o no sembrar especies que no sean nativas de cada región y que tal vez con eso el asunto se solucionará.

Pero el asunto no es así, tampoco se crea conciencia en el campo donde se permite la tala, la quema y la comercialización de maderas sin medir las consecuencias, el primer caso de esta racha reciente comienza en Medellín, hace ya casi treinta años, y esa tragedia de Villa Tina fue la primera, gracias a la invasión de construcciones en la falda de una montaña.

De ahí en adelante, cada año tenemos noticias de deslizamientos, avalanchas y tragedias sociales que de alguna forma se hubiesen podido evitar gracias a campañas que realmente sirvan o a la implementación de multas, o más fácil aun, solo educando a la gente; a veces creemos que en el campo se tienen las respuestas a todo pues lo natural está de moda, pero en realidad desde las ciudades solo se busca para consumir productos orgánicos.

Los pequeños esfuerzos por evitar la deforestación no se ven, cada vez que llueve nos da pánico y sobre todo si estamos cerca de un rio, quebrada o si se vive en los cerros, según el IDEAM, en su monitoreo sobre deforestación en el país “ la superficie de bosque natural en Colombia con respecto a la superficie total del país ha venido disminuyendo de manera gradual desde 1990 con valores correspondientes a 56.4% en 1990, hasta 53% en 2010 y más recientemente y como se mencionó a 51.6% en 2014.”

Siguiente noticia
Noticia anterior

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.