El credo de los campesinos de Boyacá

Estos son los principios de la Fundación Campesina San Isidro, una de las entidades participantes en los Mercados Campesinos de Bogotá.

Por Daiana González

En el año 1980 un grupo de  promotores de la Pastoral Social Campesina de la Diócesis de Duitama, crearon  una organización llamada San Isidro, con el objetivo de responder de algún modo, a las necesidades más urgentes de los campesinos de Boyacá, inspirados en la llamada “Teología de la Liberación”.

El credo de los campesinos de Boyacá

 Hoy, con 35 años de existencia, la Fundación San Isidro sigue siendo una organización sin ánimo de lucro, que ha conformado procesos como el de los Mercados Campesinos realizados cada 5 de junio en la Plaza de Bolivar de Bogotá. Estos fueron los principios que acordaron los campesinos  miembros de la Fundación en 1981 que enmarcan los anhelos del pueblo rural del departamento de Boyacá:

 Credo de la Fundación San Isidro

  1. “Creemos profundamente en los valores humanos y cristianos (doctrina Jesús) y queremos que estos valores se respeten, se promuevan y dinamicen en forma concreta en cada campesino de Boyacá.
  2. Creemos que el ser humano, porque es inteligente y está llamado a la libertad, es quien hace la historia y forja los pueblos, por eso queremos hacer de cada hombre y de cada mujer nacidos en los campos de Boyacá un campesino consciente y responsable de su papel en un proceso de transformación del mundo.
  3. Creemos que el hombre tiene una vocación esencial a la libertad, y que es hombre en la medida que es libre; aspiramos por eso a forjar “hombres nuevos” que caminen hacia una libertado plena y ayuden a sus hermanos a hacer ese mismo camino.
  4. Creemos en la igualdad fundamental de todos los hombres, hechos a imagen de Dios, por eso buscamos el que se reconozcan los valores de los campesinos, y rechazamos toda forma de dominio, dependencia y gamonalismo.
  5. Creemos que el ser humano está hecho para la comunidad y la comunión con los demás hombres y que esto solo se realiza en la libertad e igualdad de condiciones. Por eso la Fundación San Isidro impulsa una promoción integral que conduzca a la creación de grupos autónomos, fraternales, y plenos de dinamismo, donde cada campesino encuentre la manera de realizarse como hombre auténtico.
  6. Creemos que las cosas han sido hechas para el servicio del hombre, que él es su señor y no su esclavo, por eso todos los recursos  de nuestra organización en el presente y en el futuro son fundamentalmente para la promoción integral y la organización del campesino de Boyacá.
  1. JULIO ABEL DIAZ TORRES 14 Junio, 2015, 6:28 am

    Los años 80 fueron la cuspide de las luchas campesinas, luego tuvimos que refugiarnos en las ciudades por cuestinoes de desorden público, hoy hacemos parte de los cinturones de miseria, pero nuestra experiencia indica que los campos necesitan seguridad y una organizacion partiendo de la vereda, el caserio, el corregimiento, lainspeccion, la aldea, para llegar al municipio. esa falta de acción del estado democratico es la causa de la ley del monte.

    Responder

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.