Deserción escolar, un reto para el gobierno y la sociedad civil

“Uno de los retos perdidos de Santos fue reducir la deserción escolar. En Colombia se gradúan muchos bachilleres, pero muy pocos llegan a la universidad, y muchísimos menos terminan graduándose”,dice la decana de la facultad de Ciencia y Educación de la Universidad Distrital, Cecilia Rincón.

0
693
otromundoesposible.net

Aunque el Ministerio de Educación asegura que la tasa de deserción ha disminuido, la problemática de los jóvenes que abandonan las aulas del colegio sigue siendo una realidad. De hecho, aseguran los experto en el tema que el presidente saliente, Juan Manuel Santos, termina su mandato con una deuda en esa materia.

“Uno de los retos perdidos de Santos fue reducir la deserción escolar. En Colombia se gradúan muchos bachilleres, pero muy pocos llegan a la universidad, y muchísimos menos terminan graduándose. Ni qué hablar de posgrados”, dijo al Publimetro Colombia, la decana de la facultad de Ciencia y Educación de la Universidad Distrital, Cecilia Rincón.

Esta problemática es uno de los principales retos para el nuevo gobierno, y en general para la sociedad civil. Es necesario que se motive a la juventud a continuar con sus estudios como eje de desarrollo de un país. Especialmente uno como Colombia, donde los jóvenes se encuentran en una encrucijada entre las economías ilícitas, la violencia y, en muchos casos, el olvido estatal.

Los expertos, y docentes explican que es necesario motivar a los jóvenes a que emprendan un proyecto arraigado al país en el que nacieron. Aseguran que es la juventud la puede empezar a forjar otra cara de las regiones del país que han sido escenario de la guerra. De ahí que la educación rural sea un elemento clave, como lo evidencian el Acuerdo de Paz de La Habana.

De acuerdo con Óscar Sánchez, coordinador del Programa Nacional de Educación para la Paz, existen cerca de 18 disposiciones del acuerdo relacionados con la juventud y la educación. Principalmente aparecen en los puntos sobre reforma rural integral, participación política y en el de lucha contra el narcotráfico. (Le puede interesar: Que los jóvenes vean su futuro en el campo, el desafío del nuevo gobierno)

El papel de la sociedad civil

En ese sentido, cambiar este panorama está en manos de los docentes gubernamentales y del ámbito privado. De ahí se resalta, por ejemplo, el trabajo que lleva a cabo durante años, Acción Cultural Popular a través de las Escuelas Digitales Campesinas en diferentes partes de país.

ACPO, en alianza con la Fundación Bolívar Davivienda – FBD, avanza en la iniciativa ‘Mi proyecto de vida en el campo’.

A través de este, Acción Cultural Popular – ACPO y la Fundación Bolívar-Davivienda, ofrecen a cerca de 180 jóvenes entre los 14 y los 19 años de edad herramientas de orientación vocacional, con el  fin de incentivar en ellos el arraigo al campo.

La Cumbre, Dagua y Restrepo, tres municipios del departamento del Valle del Cauca con los lugares donde se desarrolla este proyecto que ejecuta la Fundación SAREP, como operario de las Escuelas Digitales Campesinas en el Valle del Cauca.

Es así, como se vienen adelantando proyectos que le apuestan a la educación y al emprendimiento, con el objetivo de que los habitantes rurales, especialmente los jóvenes, creen un proyecto de vida que haga productivo a partir del reconocimiento de las riquezas de su tierra. (Le puede interesar: Jóvenes caqueteños construyen su futuro en el campo junto a ACPO)

Todo esto, suma a otras iniciativas que se adelantan por parte de otras organizaciones, y las que también están llevando a cabo las propias comunidades rurales que saben que la base para su desarrollo es la educación. (Le puede interesar: La construcción de paz en Colombia la están liderando los habitantes rurales)

Por: Diana García. Facilitadora Cali ACPO, Valle del Cauca.
Editor: Mónica Lozano. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here