El problema de salubridad, económico y cultural ocasionado por la contaminación ambiental en los chircales de Sogamoso

La contaminación ambiental que padece la zona de Sogamoso- Boyacá,  debido a la gran actividad industrial en  forma artesanal, como son los  hornos artesanales y las caleras. Así mismo  predomina la industria siderúrgica, ladrillera, calera y metalmecánica del centro oriente colombiano.

Por: Victoria Rodríguez  Mejía*

La contaminación ambiental de la región de Sogamoso a lo largo de la historia se ha venido convirtiendo esta problemática ambiental en un fenómeno a nivel de salubridad,  social y económico. Pues, con las últimas regulaciones como la del  pasado 30 de abril, la corporación ambiental emitió la resolución 0618 del 30-04 2013, en donde ordena el cierre definitivo y la demolición de los hornos artesanales de cal y arcilla que se encuentran ubicados en esta región de Boyacá. Situación que acrecienta el desempleo y pobreza de la región.

El problema de salubridad, económico y cultural ocasionado por la contaminación ambiental en los chircales de Sogamoso

Como es de conocimiento, una de las  principales fuentes de contaminación de esta región son los hornos de chircales,  lo que sería fácil apreciar que con el cierre de  estas pequeñas industrias alfareras, se acabaría el daño ambiental, sin embargo haciendo un análisis más profundo se tiene que la realidad ambiental, social y económica es aún más grave.

Desde el punto de vista de salubridad se tiene gran número de enfermedades respiratorias que han inflado las tasas de mortalidad y otras dolencias, como las neumonías, bronconeumonías y las enfermedades pulmonares crónicas. Y, a nivel económico, encontramos que con el cierre de estas pequeñas industrias se acrecienta el desempleo y bajo desarrollo económico, pues sus habitantes por generaciones están acostumbrados a esta clase de trabajo alfarero.

Con el cierre de los chircales se estaría generando otro problema de parecidas proporciones, pues aproximadamente en Sogamoso existen 605 hornos de alfarería, 138 en la zona urbana y 467 en la parte rural, cada uno de los cuales en promedio genera empleo para cinco personas. No podemos desconocer que las  ciudades boyacenses presentan un gran índice de desempleo y no se justificaría dejar sin trabajo a más de tres mil personas que viven de la actividad alfarera.

Como respuesta a esta situación, se ha visto que las últimas administraciones de la región  han venido desarrollando proyectos de recuperación ambiental, fundamentados en la utilización de tecnologías limpias que permita ofrecerles a los alfareros ayudas para construir hornos no contaminantes o poco contaminantes y alternativas para que se dediquen a otras actividades, con el fin de disminuir la contaminación ambiental de la región.

Es aquí, donde por intermedio de las Corporaciones Autónomas Regionales se debe fortalecer los programas de prevención  mediante la investigación, desarrollo y difusión de técnicas y tecnologías de producción limpia, cultivando a su vez cambio de pensamiento y una cultural de transformación de su forma de trabajo, pues son personas que por décadas han venido desempeñando estas labores artesanales y deben ser preparadas para el cambio y desarrollo en sus labores con buenas condiciones de salubridad, y de sus herramientas con tecnología, mediante los cuales se despierte el valor de la vida, del cuerpo y de su propia salud.

Los programas de política pública deben estar dirigidos al mejoramiento de la infraestructura física de estos hornos rudimentarios y con ayuda  financiera para mejorar la calidad en la producción, con la implementación de tecnologías limpias en pro del mejoramiento de la calidad de vida de sus trabajadores. Factores que causarían un gran beneficio para la región mediante la generación de empleos directos e indirectos y aumento de la calidad de vida de sus habitantes, así como la disminución de la contaminación ambiental, utilizando las nuevas formas de producción y con mayor nivel de calidad para una mayor competitividad en el mercado.

Finalmente, sería del caso preguntarnos, si las grandes empresas o multinacionales de esta zona si están cumpliendo con las políticas de prevención frente a la contaminación ambiental y de qué forma están apoyando a la población de Sogamoso cuando se ven avocadas al cierre de sus hornos artesanales, acaso con empleados en estas grandes industrias,  ya que la contaminación no solo esta ocasionada con los hornos de los chircales, sino con todas los demás desechos industriales de la región.

*Pasante Universidad Juan de Castellanos
Etiquetado con

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.