El rol del campesino en la conurbación bogotana

0
1097

“La palabra del momento es conurbación, debido al debate de la construcción en la Reserva Van Der Hammen, donde posiciones encontradas postulan si estos espacios son fundamentales para el medio ambiente o son ajenos a la ecología de la ciudad; pero estas zonas han cumplido un rol importante en la historia campesina bogotana, a tal punto que hoy en día existen”

Por: Juan Sebastián Castellanos 

La conurbación es la unión de varios núcleos urbanos, que antes fueron independientes y que por expansión urbana terminaron mezclándose[1]; sin embargo, para el profesor de la Universidad Javeriana, Manuel Pérez, estos espacios son “franjas entre la periferia urbana y las áreas definidas como suburbanas en las que habitan comunidades propiamente rurales, donde todavía no hay una gran densificación y persiste un loteo intenso de pequeñas parcelas, las cuales comparten sus medios de producción…[2]; El rol del campesino en la conurbación bogotanaEs por eso que para Bogotá, la sabana tiene historia campesina que todavía persiste en algunas localidades como Sumapaz, Usme, Ciudad Bolívar, entre otros, la cual ha sido importante para la ciudad en términos culturales y ecológicos.

Los territorios bogotanos con suelos rurales y municipios colindantes a Bogotá como Chía, Mosquera, La Calera, Cota, entre otros, han mantenido las antiguas relaciones entre los ecosistemas naturales y la cultura campesina, entre su vestimenta de sombrero negro, chalina de distintos colores, ruana y alpargatas, mantienen sus cultivos de frutas y vegetales, mezclado con bosques, frailejones y nacimientos de quebradas; es decir, los campesinos que viven en las conurbaciones bogotanas han sostenido el “equilibrio ecológico, patrimonio cultural, depositario de actividades productivas no agrícolas, un modelo propio de comunidad y desarrollo, una gestión del suelo basada en derechos y deberes, una economía incluyente a partir de cohesión social y territorial, una base ciudadana…2 que se trasmite por generaciones desde hace siglos.

La importancia de controlar la expansión urbana va más allá de evitar la deforestación y cambiar el uso del suelo, es conservar los servicios ambientales (agua, aire limpio, paisaje, polinización, hábitat de fauna) que permite mejorar la calidad de vida de estos campesinos y de los ciudadanos, es mantener las tradiciones campesinas que se han realizado por varios siglos y que han mantenido los ecosistemas naturales que hoy son Parques Nacionales o Reservas Forestales, son suelos que surten de comida las plazas de mercado, supermercados y tiendas de barrio, si transforman estos suelos, probablemente se acaben algunos de estos beneficios que tenemos actualmente. En conclusión, la conurbación bogotana está directamente relacionado no solo con el medio ambiente, sino con la cultura campesina bogotana y el buen vivir de todos los ciudadanos, que si la cambiamos por cemento, ladrillo y asfalto, no serán suficiente los separadores verdes para recuperar todos estos factores que se mencionó anteriormente.

[1] Diccionario RAE
[2] Libro EL DESARROLLO RURAL EN MÉXICO Y COLOMBIA: PROBLEMAS COMUNES Y RESPUESTAS EMERGENTES DE LOS ACTORES. 2011. Segunda Parte, Capitulo: Configuración de los espacios de conurbación en la ciudad de Bogotá. Universidad Autonoma Metropolitana, Unidad Xochimilco y Pontificia Universidad Javeriana. ISBN 978-958-716-507-4

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here