Érase una viejecita sin nada que comer pero con $248.533.893.741 en el banco

Érase una viejecita sin nada que comer sino carnes, frutas,  dulces, tortas, huevos, pan y pez. Así está el cuento en el  departamento de Boyacá que tiene a los paneleros en quiebra, a los lecheros en quiebra, a los transportadores en quiebra, a los campesinos en quiebra, las vías terciarias abandonadas, los hospitales en quiebra, alcaldes con proyectos en la mano sin viabilizar y sin recursos. Erase entonces una Gobernación en quiebra  con   solo  $ 248.533.893.741  que comer.

Por Helbert Leal Borda.

Érase una viejecita sin nada que comer sino carnes, frutas,  dulces, tortas, huevos, pan y pez. Así está el cuento en el  departamento de Boyacá que tiene a los paneleros en quiebra, a los lecheros en quiebra, a los transportadores en quiebra, a los campesinos en quiebra, las vías terciarias abandonadas, los hospitales en quiebra, alcaldes con proyectos en la mano sin viabilizar y sin recursos. Erase entonces una Gobernación en quiebra  con   solo  $ 248.533.893.741  que comer, esos millones de regalías sin ejecutar están en los bancos y es tanta que se está perdiendo  o la están perdiendo.

Érase una viejecita sin nada que comer pero con $248.533.893.741  en el banco

La Contraloría General de la República da a conocer un informe referente a los hallazgos que hace el contralor,Edgardo Maya, acerca de los manejos financieros de los recursos provenientes de las regalías que se encuentran en poder de los gobernadores, (http://www.contraloriagen.gov.co/web/guest/registrodeprensa/-/asset_publisher/iY43qPVkJF4K/content/las2orillas-co-los-bancos-que-aprovechan-los-7-billones-de-las-regalias).

Los hallazgos preocupan porque la plata no le llega a la comunidad ni a la gente en las regiones y termina en manos de los bancos que, en su ejercicio financiero, se fondean con éstos recursos ofreciendo una rentabilidad pequeña fijada en la tasa comercial entre el 2 y el 5 porciento, lo cual no es el objeto de las regalías, eso dice el Contralor,  pero lo preocupante es que, parte de esas regalías y parte de los rendimientos financieros no aparecen. Cerca de $55.792.773.590 están refundidos en Boyacá, tanto dinero en bancos, sin ejecutar y tanto dinero perdido  es  desconcertante.

Lo curioso, esas cosas que solo pasan en Macondo, Colombia Líder ( Una iniciativa de la sociedad civil y el sector privado que realiza un seguimiento a las acciones sectoriales y sociales, exaltando y visibilizando la buena gestión de los gobernantes locales) premia al gobernador de Boyacá y a otros involucrados en el escandalo como los mejores gobernantes del 2012- 2015, es algo para desternillarse de la risa pero se puede entender cuando se hace una breve inspección a Colombia Líder uno de sus miembros institucionales es la Asociación Bancaria y de Entidades Financieras de Colombia – Asobancaria- es simplemente el agradecimiento de los bancos por la noble labor de llenarlos de plata mientras a los del campo los llenamos de boñiga.

A qué se debe esa renuencia y lentitud de sacar el dinero de los bancos y entregarlos a quien le pertenece, al pueblo, en el bajo mundo de lo público parece haber una explicación: Se presume en el bajo mundo que le quitaron la plata a los alcaldes porque se la robaban y se la dieron a los gobernadores que igual se la roban pero la tienen produciendo, el gobernador se convierte en un cliente con una chequera de miles de millones, plata de los que están en quiebra,  los bancos los seducen con estrategias radicales para captar esas cantidades de dinero le abrirían las puertas del banco, la delantera y la trasera, tratos preferenciales, se acaban las colas, las trabas, los reportes crediticios, sobregiros a la orden del día, tarjetas adamantium,  línea directa a la alta gerencia, productos financieros sin costo, fondos de inversión uru, ciertos beneficios por fuera de  las  cuentas de la entidad financiera, intereses invisibles, es casi cómo quedarse con las vueltas del mandado,  el banco se convierte en su mejor amigo, ofrece  créditos personales vibranium con tasas de interés irrisorias a un tiempo de financiación de décadas que hace tan atractivo el crédito, es casi un regalo, es cómo si le dijeran cómprese el condominio en Miami por 3000 y punta de millones y me paga cuando pueda o como pueda, ese si es un buen amigo. Eso se dice el bajo mundo de lo público, no puedo asegurar  la certeza.

A finales de noviembre del año pasado el gobernador de Boyacá Juan Carlos Granados solicitaba a la Honorable Asamblea Departamental la aprobación de un empréstito por 70.000.000 millones de pesos para financiar el arreglo de vías de Lengupa, Valle de Tenza y La Libertad,  tramita el crédito en una entidad financiera endeudo el departamento en el último año de su gobierno teniendo los recursos para ejecutarlo por regalías, es más, un crédito en el último año de su gobierno cuando en el segundo año de su mandato se acogía a la ley de quiebra por la grave situación financiera que decía el Gobernador vivía el departamento, el departamento debe pagar intereses de una deuda que pagará el próximo gobernador dejando a las próximas generaciones sin recursos para inversión.

Etiquetado con

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.