Estrés: Preocupación por el cuidado de la salud mental en el momento actual

En la actualidad se ha presentado un aumento considerable de los casos que se reportan a nivel mundial de alteraciones psicológicas relacionadas con el estrés. 

Por: Nelson Molina Practicante
Fundación Universitaria Juan de Castellanos

Los expertos en medicina y psicología, han definido el Estrés como una respuesta del organismo a una situación que afecta o amenaza su equilibrio físico, emocional o social. Esta alteración produce una serie de respuestas que son considerados síntomas y que se tienen en cuenta para el diagnóstico del estrés: nerviosismo, aumento del ritmo cardiaco, dilatación de las pupilas, sudoración, y otras respuestas emocionales como la ira, la tristeza, la frustración.

estes

Los anteriores signos sugieren que una persona se encuentra ante una situación de estrés, y conllevan a que ésta actúe a partir de mecanismos de defensa que le ayudaran a superar esta situación; sin embargo no siempre se está lo suficientemente consciente de su estado, lo cual, puede producir acciones agresivas, que atentan contra la integridad física propia y de los demás.

Desde la Organización Mundial de la Salud OMS, el Estrés es un trastorno que afecta la salud mental del mundo entero, y puede clasificarse acorde con circunstancias que lo provocan: estrés postraumático, relacionado con la perdida de seres queridos, el estrés laboral que se considera como una epidemia del mundo actual, el estrés infantil, entre otros.

Por otra parte, la Asociación Americana de Psicología ha establecido tres tipos de estrés: agudo, el cual es común en las labores diarias y produce síntomas de fácil tratamiento, como sentimientos de irritabilidad, ansiedad, dolores musculares, cefaleas, problemas estomacales; el estrés agudo episódico que afecta la estabilidad emocional de personas que tienen un estilo de vida desordenado, generando estados permanentes de alteración y ansiedad; el estrés crónico, que se origina por la exposición frecuente a una situación, como la pobreza, la inestabilidad laboral, en donde ésta hace del estrés parte de realidad cotidiana, no busca salida a las dificultades, sino que permanece en ellas.

En ese sentido, cabe mencionar, que son distintas situaciones que pueden conducir a estados de estrés, los cuales se denominan “estresores”. Si analizamos, en la actualidad, los cambios y transformaciones que se han venido produciendo fruto de la evolución humana, a diario aumentan las preocupaciones por el trabajo, situaciones como la sobrecarga y el acoso laboral, la inseguridad social, el uso diario de la tecnología, los conflictos personales propios de las relaciones humanas, las situaciones de guerra, maltrato, violencia son factores decisivos para la generación del estrés.

En un país como el nuestro, azotado por frecuentes conflictos y violencia, vale la pena reflexionar sobre la necesidad actual de priorizar el trabajo psicosocial realizado en distintos escenarios, particularmente, la importancia de efectuar acompañamiento a la infancia y a las familias, considerando que los niños y niñas se ven enfrentados a estas transformaciones que pueden afectar la calidad de vida. Es conveniente educar a las futuras generaciones para que sean conscientes de la importancia de cuidar la salud mental y adquirir herramientas para controlar el estrés.

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.