Federacion de Cafeteros: un feudo incorregible

Lejana esta la historia que nos revela  las razones para crear en Colombia la Federación Nacional de Cafeteros, en sus primeros momentos, iniciativa loable, porque hasta entonces no existían políticas públicas definidas en defensa del caficultor en alta y baja producción. Estuvo fundamentada, obviamente, en causas altruistas.

Por Hernando Toro Rivas (asoacpo)

Pero a medida que avanza su funcionamiento comenzó a sufrir de la peor epidemia que llevaría al ocaso cualquier institución que inspire propósitos nobles:  la politiquería.  Con ella  van ingresando a sus cuadros directivos personajes que solo vienen allí a  conquistar prebendas y a hacer negocios de tal magnitud que arrastra con el segundo mal del país: la corrupción. Porque eran negocios para su beneficio y en desmedro de los pequeños caficultores.

Federacion de Cafeteros: un feudo incorregible

La fijación de los precios del café ha sido el mayor engaño para esta población que depende económicamente de su producción: siempre a pérdida. Y los insumos con precios elevados; y los créditos bancarios; y las financiaciones a través de la Caja de Crédito Agrario (hoy Banco Agrario), los llevaron a la ruina porque dieron al traste con los remates de sus fundos o parcelas para solucionar los pagos que tan “generosamente” se les otorgara con muy buenas perspectivas que a la postre les resultaron “engañosas”. Como norma inconfundible, atrapados en ilusiones.

Los absurdos comportamientos de la Federación originaron la creación de asociaciones que se organizaron en distintos lugares de la república para tener un sustento legal a fin de protestar públicamente contra esas políticas asfixiantes que acababan con el sustento de los campesinos y engordaban las cuentas bancarias de los terratenientes que iniciaron su trayectoria abanderando toda clase de decisiones proclives.

Nunca ha pasado nada a pesar de los casos comprobados de la corrupción rampante, porque se financiaban empresas multinacionales que “multiplicaban” las arcas de sus correligionarios, protegidos siempre por ese mundo político que iban ocupando las sillas legislativas con el apoyo electoral que de estos feudales recibían en cada ocasión.

Con la Federación se ha cumplido tradicionalmente todo aquel vocabulario de denuncia que hiciera en el foro y en el parlamento, el líder Laureano Gómez, del “tapen, tapen”, y por muchas marchas de protesta que se organicen, se tiene comprobado que, no llegan a ningún resultado distintos de convenir unos acuerdos  que  prontamente se incumplen porque allí rondó “don corrupción”.

 La mentalidad del pueblo campesino  es  que todo lo prometido no pasa de ser un sofisma de distracción, y venda  el café que reúne, a bajos precios,  mientras que los terratenientes  tienen  su  espacio garantizado en un tiempo de calma para que sea elevado el valor y de esta manera les produzca más pingues utilidades…Esto es, en cosecha, el café rebaja; después de la traviesa, aumenta considerablemente, y como el grano lo tienen guardado lo colocan en los depósitos por lo que las exportaciones se crecen.. ¡Y así, eternamente!, para desgracia de los pequeños caficultores.

Etiquetado con
  1. Que acertada nota, la FNC que es de todos los cafeteros, no trabaja para ellos, los engaña con falsas tecnologías y los pone a producir el café que a ellos les conviene,, para el comprador estándar que manejan, no dejan diversificar los cafetales, producir café de especialidad, y mucho menos dejan abrir el mercado. Esperamos que los recientes cambios en la FNC ayuden a que esta vuelva a ser de lis cafeteros y no de las minorías.

    Responder

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.