Garantizan seguridad alimentaria para indígenas de la sierra nevada

0
599

Minagricultura entregó invernaderos aportados por el Incoder para la seguridad y soberanía alimentaria de indígenas de la Sierra Nevada. Los invernaderos integran la visión agricultora indígena y proyectan una producción de 56 toneladas de alimentos por año.

Por: INFOAGRO

En presencia de Aurelio Iragorri Valencia, ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, las comunidades asentadas en este lugar recibieron tres invernaderos, construidos mediante proyecto productivo del Incoder (entidad en liquidación), ubicados en las comunidades de Domingueka, El Encanto y Rioancho, de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Cerro San Lorenzo, Sierra Nevada de Santa Marta
Cerro San Lorenzo, Sierra Nevada de Santa Marta

Por parte del Incoder, el subgerente de Promoción, Seguimiento y Asuntos Étnicos, Juan Guillermo Valencia; el subgerente de Gestión y Desarrollo Productivo, Juan Manuel Londoño y las Autoridades tradicionales de la Sierra, hicieron presencia en la entrega que se realizó en la Finca El Pedregal, municipio de Dibulla, La Guajira.

“Para el INCODER es muy importante este proyecto, porque definitivamente le está aportando a la seguridad y soberanía alimentaria de las comunidades de la Sierra, que para nadie es un secreto, han sobrevivido por tiempo en condiciones de desnutrición y de falencias alimentarias por muchas circunstancias, entre ellas, la falta de diversidad de cultivos”, explicó Juan Guillermo Valencia, subgerente de Promoción y Asuntos Étnicos del Incoder.

El funcionario sostuvo que, este proyecto, es una apuesta para que amplíen sus cultivos y de esta manera, mitiguen la dependencia de alimentos de los centros de abastecimientos, a costos altos.

SOBRE LA INVERSIÓN

Este proyecto, que tiene un valor total de $1.098 millones de pesos. La Entidad aportó $ 999 millones; con este proyecto Minagricultura busca generar condiciones ambientales óptimas para que las comunidades beneficiadas produzcan hortalizas y verduras para su consumo.

Esto, gracias un concepto de agricultura controlada, donde se interviene el riego, la exposición al sol, la humedad relativa, las temperaturas, entre otros factores, lo cual permite que haya alta certeza de precisión de productividad, garantizando así la seguridad y soberanía alimentaria de las comunidades indígenas.

Otra de las metas es llevar capacitación y asistencia técnica a las comunidades, tanto para adultos como para jóvenes, con el fin de que los conocimientos sean apropiados en cada una de las culturas, y se garantice así la continuidad el autosostenimiento del proyecto.

“No es sólo introducir los invernaderos sin tener en cuenta su visión de la agricultura. Entonces, se han construido estando los técnicos con el mamo, que está haciendo la limpieza del terreno donde vamos a montar el invernadero”, sostuvo Hernando Niño, director de la Corporación Colombia Orgánica, ejecutora del proyecto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here