Guadua y coco pueden ser fuente de energías alternativas

Estos dos productos, de fácil cultivo en el país, se pueden convertir en materia prima para obtener gas y generar energía alternativa.

0
1777
Wix.com

Con el uso de un material como la guadua y los residuos de coco se puede obtener una fuente de energía alternativa Así lo descubrió Óscar Daniel Sánchez, candidato a magíster en Ingeniería Mecánica de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), quien pudo obtener un gas compuesto de gases combustibles (monóxido de carbono, hidrógeno y metano, entre otros), los cuales se pueden utilizar como fuente de energía alternativa.

El trabajo, que contó con la dirección del profesor Fabio Sierra, formó parte de los proyectos sobre energías renovables y alternativas del Grupo de Mecanismos de Desarrollo Limpio y Gestión Energética de la U.N. (Le puede interesar: Producción de coco podría beneficiar a familias rurales del país)

El proyecto incluyó un proceso experimental de gasificación y la posterior formulación de un modelo termodinámico que permite abstraer las entradas y salidas de energía del procedimiento para generar predicciones en casos futuros.

¿Cómo se logró?

El proceso de obtención del gas a partir del coco y de la guadua se llevó a cabo en un gasificador diseñado, construido y puesto en funcionamiento por el grupo de investigación, que para este experimento fue adaptado, en particular, por el investigador.

“Se introduce al reactor una cantidad predeterminada de biomasa y se calienta hasta temperaturas de 1.200 °C en zona de combustión y hasta 800 °C en la de gasificación”, explica el investigador.

El procedimiento se lleva a cabo en una atmósfera con oxígeno disminuido para lograr la gasificación, en lugar de una combustión. “Se introdujo aire, pero no la cantidad suficiente para producir una combustión completa, sino para que se formaran gases combustibles, principalmente monóxido de carbono”, aclara.

Bajo esta atmósfera de reacción sucede un proceso termoquímico en el que se degrada la biomasa, que está formada por carbono, hidrógeno, nitrógeno y oxígeno. Estos compuestos reaccionan con la atmósfera del gasificador y generan combustibles como monóxido de carbono, hidrógeno y metano.

Los gases resultantes del proceso deben ser filtrados antes de utilizarlos, debido a que cuando salen del gasificador, a alta temperatura, se encuentran mezclados con gases condensables que a temperatura ambiente se transforman en líquidos y resultan dañinos para los sistemas de turbinas y motores.

Por: Agencia de Noticias UN.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here