“Guardacóndores”, campesinos que protegen un símbolo patrio

El páramo El Almorzadero se encuentra entre los departamentos de Norte de Santander y Santander. Allí, en una altitud de 3100 - 4530 msnm habita el cóndor, ave insignia de Colombia. En medio del frío y el espectacular panorama, junto al cóndor andino se pueden encontrar un grupo de campesinos guardianes de esta especie.

0
762
Tomada de: www.casarosada.gob.ar

Un grupo de campesinos y ambientalistas en la provincia de García Rovira en Santander, se convirtieron en los protectores del ave en vía de extinción. El proyecto se fundamenta en el empoderamiento de los habitantes a quienes se les denomina como “guardacóndores”. En el marco de la iniciativa también se busca impulsar el turismo en la zona y así aumentar los ingresos económicos por cuenta del mismo.

Uno de los pilares de este proyecto es “que quienes visiten estos lugares se preocupen por la protección de estos ecosistemas que son vitales para el abastecimiento de agua de las grandes ciudades y hábitat necesario para el cóndor andino”, así lo ratifica Ferney Barrios,  coordinador de la Policía Ambiental de García Rovira.

Recordemos que el majestuoso Cóndor de los Andes, es símbolo de soberanía desde el año 1834, y uno de los emblemas patrios consagrados en el protocolo según el decreto 1967 de 1991 y en el Escudo Nacional.

La protección del cóndor genera ingresos económicos

Los campesinos de la región podrán ofertar la diversidad de su gastronomía, rica en platos como ovejo, cabro, chocolate y agua de panela especiales para batallar contra las bajas temperaturas del lugar. Le puede interesar: El outlet de los alimentos para combatir el hambre.

Para Adriana Hernández gerente del operador turístico El Andinista, es esencial que este tipo de proyectos generen conciencia en los habitantes. “Buscamos que los visitantes vengan hasta acá y conozcan a esta ave en vía de extinción. Aquí tienen su proceso de anidación, de reproducción, podemos verlos sobrevolar y alimentarse cerca del refugio de alta montaña”, indicó Hernández.

Una de las metas del proyecto es capacitar a los campesinos con el fin de optimizar su conocimiento en la zona como guías turísticos, en esta actividad la comunidad puede encontrar una fuente de ingresos estables que amortice la pérdida de sus rebaños por cuenta del ave carroñero.

Así que si usted visita el páramo El Almorzadero seguramente encontrará a los campesinos vestidos con su típico atuendo compuesto de ruana de lana de oveja, sombrero de ala ancha y un machete en la pretina, aunque un elemento particular cuelga de sus cuellos, una cámara de fotos semiprofesional con la cual capturan la vida del ave.

Por: Camilo Aldana – Estudiante de Comunicación Social.
Editor: Lina María Serna – Periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here