¡Hicimos el MilAgro!

0
572

Las necesidades del campo colombiano se cuentan por montones, el retraso en materia laboral, social y educativa son palpables en todas las regiones del país. Los campesinos  han vivido durante décadas en el abandono y han sabido sortear las inclemencias a punta de trabajo y de esfuerzo. MilAgro es una campaña que les tiende la mano a más de 5 mil labriegos para que puedan mejorar sus condiciones de vida mediante la educación digital.

Por: Periódico El Campesino

A lomo de mula se construyó el destino del país, fueron aquellos arrieros paisas que desde las montañas y las faldas de las cordilleras llevaron mercancías, café, plátano, mesas de billar y tantas otras cosas que en los pueblos y caseríos se necesitaban. A lomo de mula se llevan a las cabeceras municipales las arrobas de yuca, arracacha, naranjas y cantinas de leche desde las más lejanas veredas escondidas en los parajes más bellos de América Latina.

Agradecimiento-MilAgro--Twitter-ACPO

El campesino colombiano es símbolo de trabajo, de resistencia y perseverancia de pocho y machete terciado. Trabajan incontables horas, dicen ellos, jornaleando.  Los animalitos, las gallinitas y las vaquitas hacen parte de su vida cotidiana pero en medio de lo que parecería ser una vida llevadera, existen serios problemas.

La fundación ACCION CULTURAL POPULAR – ACPO-  ha trabajado desde finales de la década de los años cuarenta, en los campos de la nación. Su trabajo ha sido reconocido por la importancia social y humana. Llevar educación a los más pobres, darles las herramientas para que aprendan a leer, escribir y  formarse en las áreas básicas de lectoescritura, son algunas de las herramientas que ACPO le brinda al campesinado.

MilAgro fue la campaña realizada en conjunto con la agencia digital SIMPECADO para recoger los fondos y permitirle a más de 5 mil campesinos continuar creciendo desde sus regiones. Durante un mes, un  equipo de creativos publicitarios y digitales y de comunicadores digitales trabajaron, sin descanso, para ejecutar una campaña ambiciosa y llena de energía para recaudar el dinero que serviría para la construcción de más de 60 Escuelas Digitales Campesinas.

Con orgullo y alegría logramos varias metas, el esfuerzo y el trabajo de ACPO y de SIMPECADO se vieron recompensados con el reconocimiento a la mejor campaña  integrada fundraising,  otorgado AFCOL Y FUNNNOVA.

Las Escuelas Digitales Campesinas seguirán adelante con su titánica labor. Ya en la década de los cuarenta. radio Sutatenza y las escuelas radiofónicas lo habían hecho y muy bien.

Los campesinos colombianos merecen todo el apoyo pues, gracias a su trabajo en las ciudades, tenemos los alimentos necesarios para el desarrollo de las actividades cotidianas. Pero también hay que tener en cuenta que llevar educación a los lugares más apartados de la nación resulta imprescindible para la construcción de un país más digno y en paz.

¡Gracias!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here