Honestidad

0
907

La  honestidad equivale a pudor, recato, decencia, decoro, modestia, compostura, honra y castidad.

Por:  Hernando Toro Rivas (ASOACPO)

Honestidad, con todos estos sinónimos, aplicados al ejercicio político, conlleva a una pérdida de valores en la escala de los dones y virtudes de la sociedad que presencia impertérrita  cómo en Colombia y en todo el mundo ha descendido a los escenarios del escándalo y de la deshonestidad.

9.1

Esa honestidad, así deformemente aplicada, rebaja las posibilidades de redimir la ética y la moral, y a ello que no vislumbre cuál va a ser el mecanismo de enderezar las pútridas costumbres tan enseñoreadas para dirigir los gobiernos y dar buen ejemplo a fin de que las nuevas generaciones conozcan que se puede vivir sin esos agravantes que se anteponen a todo lo que es honestidad en su más esclarecedor panorama de sindéresis y de postulados afincados en las buenas costumbres y prácticas de prez y honra para aprender a vivir con confianza, con fe, con espíritu de servicio desinteresado, con mística y apostolado…

¡Si los pueblos llegaran a ser gobernados por gobernantes con honestidad, pulcros y honestos, ajenos a toda clase de artimañas y trapisondas, con un perfil de rectitud y señorío, cómo sería ese paraíso (país) para vivir con paz y armonía!…

Cuando los críticos disparan conceptos de vulnerabilidad que ataca la honestidad le hacen la apología a la corrupción. Así de simple. Y eso es lo que infortunadamente registramos en todos los ámbitos de la actividad pública y privada, y qué decir, de la política tan estropeada y deformada en sus principios y valores.

Cuando un país es gobernado por personas con honestidad, los recursos escasos alcanzan para realizar las obras que el pueblo requiere y prestar los servicios básicos de las comunidades. De esta forma se está contribuyendo con la paz, la tranquilidad y el bienestar de todos sus moradores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here