Impiden la comercialización ilegal de 18 pieles de serpiente en Valle del Cauca

“El echo ocurrió en el municipio de Dagüa en Valle del Cauca, estas estaban destinadas a convertirse en cinturones para ser vendidos en la ciudad de Cali, ahora estas pieles serán usadas para fines científicos y educativos”

Por: Juan Sebastián Castellanos

Las dieciocho pieles de serpiente eran de las especies “Constrictor”, “Coral” y “Mapanás”, pesan en su conjunto cerca de 1.500 kilos; actualmente están en poder de la Corporación Autónoma Regional de Valle del Cauca-CVC, quien se las decomisó a un comerciante del municipio de Dagüa, donde explicó que estas pieles llegaron a él por campesinos que mataron estas culebras, ya que sintieron temor a que los mordiera y al matarlas decidieron sacarle provecho económico a las pieles para que no se desperdiciaran en el monte.

Impiden la comercialización ilegal de 18 pieles de serpiente en Valle del Cauca

En Colombia, está prohibido este tipo de comercialización de fauna silvestre y no hay permiso ambiental para realizar este tipo de acciones, por ende, se incauta el producto al comerciante, indicó Armando Moreno, ingeniero y funcionario de la CVC a la revista de Sostenibilidad Semana. Las únicas pieles que se pueden comercializar, es la de animales domesticados o de zoocriaderos que presenten licencia ambiental de ello.

Afortunadamente, estas especies no están en peligro de extinción, habitan en el Pacifico Colombiano y bosques andinos, el cual son importantes en el equilibrio ecológico de los ecosistemas y en algunas poblaciones rurales tiene una importancia cultural, sea medicinal, subsistencia o artesanal.

Este tipo de situaciones pasa de manera común, donde el campesino por miedo, necesidad o pensamiento tradicional, mata a este tipo de animales porque se sienten en peligro; las autoridades ambientales deben capacitar a estos habitantes de veredas y corregimientos, para que consideren tomar otro tipo de acciones al ver estos animales, donde se les explique detalladamente la funcionalidad de estas especies en los ecosistemas, la importancia de no matarlas y no comercializarlas sea vivas o muertas.

No sobra decir que estas capacitaciones podrían complementarse con el conocimiento local de estos campesinos, para que las medidas optadas en estas poblaciones se puedan ejecutar y así pasar del papel a la acción perdurando en el tiempo.

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.