Indígenas se consolidan como guardianes de la Selva Amazónica

“Como pueblos indígenas, hacemos uso de nuestros recursos naturales, pero lo hacemos de manera sostenible, sin desperdiciar nuestro Amazonas”, dijo Edwin Vásquez, coordinador general de COICA.

0
607
viajejet.com

Un nuevo plan de la alianza entre Colombia y Alemania desde un proceso participativo busca involucrar a las personas y organizaciones que están relacionadas con el uso, conservación y gestión sostenible de los bosques. Indígenas, afrocolombianos y campesinos, hacen parte del diálogo sobre las causas de la deforestación.

“Solo con un trabajo articulado entre las autoridades, gremios y la sociedad civil será posible que vivir de los bosques sea rentable, seguro, agradable y reconocido como un aporte al pueblo colombiano”, cita la hoja de ruta que cuenta con cooperantes como la Corporación Alemana para la Cooperación Internacional, el Programa ONU-REED, MinAmbiente e IDEAM.

El territorio colombiano es 51% bosque, y la mitad de ese bosque está titulado a grupos indígenas y comunidades afro. Por ende, la importancia de que sean las comunidades, por su conocimiento y experiencia en el territorio, las que lideren las iniciativas que protegen los ecosistemas. (Le puede interesar: EILA 2018: un encuentro entre la academia y los pueblos indígenas).

Pago por cuidar el ambiente

De esta forma el proyecto denominado, “Guardianes del Bosque” cuenta con un programa de pago por cuidar la selva Amazónica, con recursos económicos de Alemania, Noruega y el Reino Unido, y se gestionó la tercera donación del Fondo Cooperativo del Carbono de los Bosques.

Esto ayudará a la implementación de las primeras acciones tempranas a finales de este año, como ordenamiento territorial en zonas de deforestación, programas silvopastoriles, economía creativa, monitoreo comunitario y arreglos a la normatividad y acuerdos voluntarios de conservación”.

Dicha iniciativa no es nueva, pero sí es la más grande planteada hasta ahora con comunidades indígenas en la región amazónica.

Por: Camilo Aldana – Estudiante de Comunicación Social.
Por: Mónica Lozano. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here