Jesuitas con los desplazados y refugiados de Colombia

0
624

4c9b5dd2e9bd2ad17d5e25907119a893_400x400

Jesuitas hacen presencia de iglesia en zonas de la geografía nacional más afectadas por el conflicto armado a través del Servicio Jesuita a Refugiados (SJR).

Por Ricardo Esteban González Rodríguez

Jesuitas comprometidos y con vocación de servicio son los que inspiran el trabajo en el Servicio Jesuita a Refugiados (SRJ). Fundado en 1980 por el padre Pedro Arrupe s.j, superior general de la Compañía de Jesús –comúnmente llamados Jesuitas-, el Servicio Jesuita a los Refugiados, es una organización humanitaria internacional, inspirada en la doctrina de solidaridad de la Iglesia Católica a través de la cual los Jesuitas en el mundo quieren extender una mano a las víctimas del desplazamiento forzado derivado de los conflictos armados tanto internos como externos o de cualquier otra naturaleza.

Esta obra de los Jesuitas cuenta ya con 21 años de servicio en Colombia y se caracteriza por hacer presencia en lugares a donde otras organizaciones no llegan, de manera especial donde el conflicto armado interno es más agudo y por tanto el desplazamiento forzado es mayor.

3840

 El Servicio Jesuita a Refugiados, se caracteriza por acompañar procesos personales, familiares y comunitarios de la población víctima del desplazamiento forzado, población vulnerable y sus líderes, respetando ante todo su autonomía y cultura, a través de la acción de un equipo multidisciplinario en las áreas humanísticas, que tienen como único objetivo posibilitar que esta población pueda tener acceso pleno a sus derechos como ciudadanos y a la transformación de sus condiciones de vida en forma tal que se den procesos dinámicos de disminución de la violencia favoreciendo la construcción del tejido social.

Como organización humanitaria orientada por el carisma de los Jesuitas, el Servicio Jesuita a Refugiados en Colombia cobra particular importancia, puesto que su labor se desarrolla en el marco de una negociación de paz con uno de los actores del conflicto, por lo tanto además de asistir a la población vulnerable, tan bien se quiere que estas poblaciones entren en la tónica de la reconciliación, a través de la creación de mecanismos que restituyen los derechos y dignidad personal de las víctimas de este flagelo. La  acción del Servicio Jesuita a Refugiados en nuestro país se focaliza en los departamentos de Valle del Cauca, Nariño, Norte de Santander y en la región del Magdalena Medio.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here