En Colombia se producen alrededor de 5.000 toneladas de carne de conejo anualmente, esto representa un consumo de 0.8 kilos por habitante cada año, tal como lo indica la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación – FAO, institución que proyecta a la cunicultura como un negocio rentable.

La cadena cunícula ofrece una alternativa de generación de empleo a través de la elaboración de artesanías y accesorios que se obtienen de los  subproductos como la  piel, pelo, patas, manos y cola; las cuales pueden ser aprovechadas por el productor, o vendidas a personas que se dediquen a su transformación. Dentro del proceso de aprovechamiento también se incluye el estiércol del conejo, que es utilizado como abono orgánico.

La carne de conejo es un alimento adecuado para incluir en una dieta equilibrada y variada, porque tiene un alto contenido de proteínas, fósforo, selenio, potasio, vitaminas del grupo B (B3, B6 y B12); además tiene bajo contenido de sal. El en caso de esta carne, no es necesario el uso de hormonas, como en el caso del pollo, para que se desarrolle, lo cual hace de esta carne un alimento libre de elementos químicos.

Tiene una gran versatilidad gastronómica, ya que admite una amplia variedad de formas de cocción y preparación, es una carne sabrosa y tradicional de la cocina mediterránea. Sus preparaciones culinarias suelen incorporar especias y hierbas aromáticas, por lo que se puede prescindir de la sal en su preparación. Le puede interesar: Estos son los retos que enfrenta la acuicultura en Colombia

Instalaciones y cuidados de los conejos

El conejo doméstico puede criarse con buenos resultados si se encuentra protegido del medio ambiente por unos buenos alojamientos, ubicados adecuadamente en el terreno. Los conejos son más sensibles al calor que al frio, por eso, las instalaciones deben estar ubicadas en un lugar seco y protegido contra los rayos del sol y los vientos dominantes.

El material para la  elaboración de las jaulas puede ser madera o bambú, pero se recomienda que incorpore alambre y lámina galvanizada. Además, es necesario que tengan un buen suministro de agua potable para su consumo, así como para la realización de la limpieza de las instalaciones, jaulas y accesorios; ya que es muy indispensable la buena higiene, el barrido, la recolección de excrementos y desperdicios debajo de las jaulas.

Es importante que dentro del proceso de limpieza, se desinfecte la jaula, esto con el fin de evitar enfermedades, de ser así, debe aislar al animal durante el proceso.

Para un adecuado manejo de los excrementos, se puede colocar debajo de las jaulas la lombriz Roja Californiana, para adquirir un lombricompuesto (abono orgánico) de excelente calidad que se puede emplear en la huerta familiar.

 Beneficios de la cría de conejos

  1. Su manejo es sencillo y no requiere de tanto tiempo
  2. Se reproducen rápidamente lo que genera ingresos rentables
  3. La carne es muy rica y saludable
  4. Su piel, pelo, patas, manos y cola pueden ser transformados y comercializados
  5. Su nutrición es sencilla, es decir, a base de henos, granos, algunas hojas de  árboles como sauce, acacia, mora y desechos de la finca
  6. La calidad de su estiércol es muy bueno como abono para los cultivos y como criadero de lombrices
  7. Es rentable económicamente el buen aprovechamiento de todos los productos y subproductos del conejo

Por: Sandra Romero. Facilitadora de ACPO.
Editor: Lina María Serna- Periodista – Editora.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here