La disgregación de las familias campesinas en Colombia como efecto del conflicto armado interno

Las familias campesinas de  nuestro país han soportado  el desplazamiento de las personas ocasionándoles pérdidas de sus propiedades y el desmejoramiento de la calidad de vida para sus hogares. Junto a la reducción de la producción de sus tierras de las cuales subsisten fenómenos como el desamparo de niños, ancianos y adultos. La violencia fuerza a abandonar los territorios por amenazas de los grupos subversivos dejando a la luz un resquebrajamiento total de los derechos de la población del campo afectados por el  conflicto armado interno.

Por: Victoria Rodríguez  Mejía*

El conflicto armado en Colombia se ha venido desarrollando por más de 50 años, afectando el crecimiento económico, social y político del país. Esta situación ha causado innumerables violaciones de derechos humanos y del Derecho Internacional Humanitario (DIH), de ahí la necesidad de llegar a un proceso de paz definitivo.

La disgregación de las  familias campesinas en Colombia, como efecto del conflicto armado interno

Resulta válido preguntarnos, ¿cómo se ha visto lesionada la población civil por las actuaciones cometidas por las partes que conforman este enfrentamiento armado? Para encontrar la respuesta a este interrogante partiré del análisis de la función que cumple el DIH en el conflicto armado, analizaremos quiénes son los desplazados del conflicto, qué garantías y protecciones brinda el gobierno colombiano a la población civil afectada en estos casos, teniendo en cuenta que los enfrentamientos  de estos grupos armados  frente a las fuerzas militares del Estado ocasionan graves lesiones en la población civil, no solamente de índole material sino emocional, económica y en su integridad humana.

El DIH es “el cuerpo de normas internacionales, de origen convencional o consuetudinario, específicamente destinado a ser aplicado en los conflictos armados internacionales o no internacionales, y que limita, por razones humanitarias, el derecho de las Partes en conflictos a elegir libremente los métodos y los medios utilizados en la guerra o que protege a las personas y a los bienes afectados, o que pueden estar afectados, por el conflicto”. (Swinarski ,2008.p.22) 

De acuerdo con estas limitaciones que el DIH ha impuesto a lo largo de la historia, se ha obtenido que los grupos armados organizados como en el caso colombiano el ELN y las FARC-EP, así como los grupos paramilitares como los AUC en conjunto con el Estado colombiano en cabeza de sus Fuerzas Armadas estén obligados a aplicar principios básicos como respetar a la población civil, recoger y curar a los heridos, tratar con dignidad a las personas detenidas y proteger los bienes indispensables para la supervivencia.

Quiénes son los  desplazados del conflicto armado

En nuestro Estado colombiano se conoce a una persona desplazada como aquella que se ha visto forzada a migrar dentro del territorio nacional abandonando su localidad de residencia o actividades económicas habituales, toda vez que su vida, integridad física, seguridad o libertad personal han sido vulneradas o se encuentran directamente amenazadas, dadas las siguientes situaciones: conflicto armado interno, disturbios y tensiones interiores, violencia generalizada, violaciones masivas de los derechos humanos, infracciones al derecho internacional humanitario u otras circunstancias emanadas de las situaciones anteriores que puedan alterar o alteren drásticamente el orden público.

Como consecuencia de este desplazamiento se genera un grave impacto en las familias al disminuir las condiciones y calidad de vida de los ciudadanos. Víctimas de estas acciones que van en contra de todo acto moral, ético o religioso se ven en la necesidad de migrar a otras ciudades en busca de nuevas oportunidades para su núcleo familiar, donde se les garantice una protección a los  derechos fundamentales que fueron  vulnerados en sus antiguos domicilios.

Estas familias lesionadas tendrán derecho a recibir por parte del Estado colombiano el amparo a sus hogares mediante los diferente subsidios de apoyo en cabeza del gobierno en pro de resarcir el daño de alguna manera y programas que se desarrollan posteriormente a que los victimados demuestren su situación de desplazados. Lo anterior, cumpliendo con ciertos requisitos que se depositarán en las oficinas del Ministerio público teniendo como una de sus principales funciones la verificación de  los datos entregados para poder hacer efectivo la ayuda por parte de la administración.

Garantías y protecciones por parte del gobierno colombiano

La administración en pro de garantizar el cumplimiento del procedimiento necesario para la contestación del beneficio a recibir tomará un tiempo de 60 días para la comprobación de los documentos aportados, verificando que la persona que está reclamando este derecho a percibir las ayudas ofrecidas por el gobierno realmente haya sido lesionada por parte de las acciones producidas por el conflicto Colombiano.

Nikken (2010) nos dice  que el Estado “estará en la obligación de brindar a sus ciudadanos la protección de los derechos humanos: haciendo efectiva la progresividad de los derechos económicos, sociales y culturales”. (Pág,18)

Conclusiones

  • Segura (2010) sostiene que “El conflicto armado interno en Colombia es el principal causante de la disgregación de la familia de acuerdo a que esta lucha es ocasionado para conseguir el poder territorial, económico y militar para el fin de los interés de unos pocos y no de la toda la población civil que se ve lesionada por miles de personas que están en situación de desplazamiento forzado ocasionado por la avaricia de personas que solo les interés el bien particular por encima del bien general”. (Pag.4)
  • Por lo que podemos aludir que la pelea en el conflicto armado fue surgiendo al pasar de los años por la pelea del control de tierras, la búsqueda de mejoras en las condiciones de vida y la violencia ocasionada por motivos políticos, culturales o ideológicos como algunas causas para el fenómeno del desplazamiento interno en el país.
  • “En  general, el  desplazamiento forzado compromete todas las dimensiones de bienestar  de  los  hogares.  Las  pérdidas provocadas van más allá de lo material, comprometiendo la realización de los derechos fundamentales y limitando su desarrollo personal y social” ( Segura,2010. p.3)
*Pasante Universidad Juan de Castellanos

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.