La hora del campo colombiano

0
984

A juzgar por los recientes anuncios del gobierno, al campo colombiano  le llegó la hora del revolcón.

Por: Por Juan Carlos Pérez Bernal

Y no es para menos. El agro ha esperado durante años y años que las buenas intenciones se conviertan en realidades, pero los hechos son tozudos: en lugar de mejorar, la deuda social ha venido aumentando.

1.3

Lo dice el propio director de la Misión para la transformación del campo y ex ministro de Agricultura, José Antonio Ocampo: “La apertura económica para el campo fue un rotundo fracaso”.

Aquí en esta columna nos hemos referido en no pocas oportunidades a algunas de las más alarmantes cifras que dibujan la crisis del sector, las cuales se pueden resumir en dos palabras: pobreza y desigualdad.

Según el informe que le acaba de entregar la Misión al presidente Juan Manuel Santos, “el 17% de los campesinos en sus parcelas son analfabetas”…Y “el nivel promedio de ingresos por trabajador de la población dispersa es de cerca de un tercio del salario mínimo legal”. Es necesario, entonces, hacer un gran esfuerzo en dos temas prioritarios: educación de buena calidad e inclusión económica y social.

Y como la deuda es tan alta (se estima que para cada año se demandarán $13 billones), la cuenta de cobro también lo será. De ahí que los anuncios oficiales vengan con medidas que les pueden quitar el sueño a muchos: será necesario pagar más impuestos. En esa dirección se propone aumentar el impuesto predial y la tasa de uso del agua.

No faltará quienes pongan el grito en el cielo; ya se sabe, por ejemplo, que ese es uno de los factores de discrepancia expresados por la Sociedad de Agricultores de Colombia- SAC. Pero, como bien lo dicen los economistas, “el almuerzo no es gratis”.

Claro, la cuenta no será cubierta sólo por los empresarios. En aras de la equidad, todos tenemos que alistarnos por pagar más por los alimentos. Pero una regla de oro de la democracia indica que sólo puede haber equidad tributaria cuando el que tiene más paga más. ¿Funcionará la máxima en esta oportunidad? Por la salud del país y por el bien de la paz, esperemos que así sea. De lo contrario, avanzaríamos hacia otra gran frustración nacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here