La inocuidad de los alimentos

El tema propuesto para este año en la celebración del Día Mundial de la Salud, que es el 7 de abril, se refiere a la comida de los seres humanos, es decir de nosotros y de los demás.

Escrito por: Luis Alejandro Sala- Consejero.

Lo inocuo es lo que no hace daño. Los alimentos no deben hacernos daño, ni comidas ni bebidas. Deben servir para la correcta nutrición de cada uno y por tanto no deben ser nocivos o perjudiciales, no deben atentar contra la salud sino ayudar a procurar el bienestar de todos.

La inocuidad de los alimentos

Son distintas las razones por las cuales puede perderse la inocuidad de los alimentos y tenemos que conocerlas para poder contrarrestar sus efectos, ojalá antes de que se produzcan. Por eso se dice que es mejor prevenir que tener que lamentar.

Los alimentos, por su propia conformación o constitución, pueden ser buenos para unos y dañinos para otros. Cada persona tiene sus características y esto la hace diferente. Valgan unos ejemplos. El azúcar es muy importante para la energia corporal pero está prohibido para quienes tienen diabetes. La sal es necesaria para el trabajo muscular pero es mala para los que sufren del corazón o de los riñones. Las grasas se requieren para obtener ciertas vitaminas, mantener en su sitio los órganos, hacer reservas en el organismo pero no convienen a los obesos. La leche es excelente pero puede no ser inocua a quien le cae mal la lactosa.

Si los alimentos se contaminan con virus o bacterias patógenas o con hongos, se  hacen peligrosos. También puede haber parásitos que van con alimentos y los hacen perjudiciales. Hay muchas sustancias químicas que al unirse a los alimentos los convierten en tóxicos o venenos.

Las personas que tienen que ver con alimentos deben tener cuidados especiales para protegerlos y no dañarlos, sean fabricantes o productores, como son especialmente los campesinos agricultores o ganaderos; sean transportadores o proveedores; sean almacenistas o vendedores. Los manipuladores de alimentos como los cocineros  y servidores tienen que fijarse bien en lo que hacen.

Todos somos consumidores y tenemos el deber y el derecho de conseguir que los alimentos sean inocuos siempre.

No olvidemos la limpieza, el mantener la temperatura adecuada, el cocinar bien los que se comen así, no mezclar crudos con cocidos para guardarlos, usar agua y materias primas seguras.Cuidemos nuestra salud y la de los demás.

  1. me gusta que cada ves los medicos se preocupen por la salud de todos nosotros.

    Responder

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.