La laguna de Suesca: un avistamiento real

0
1448

Los viajes por Colombia pueden sorprender a muchos gracias a la imaginación, historias y realidades de los pobladores de muchas regiones del país, en este caso la laguna de Suesca, de un tiempo para acá ha sorprendido a muchos por sus historias sobre avistamientos de ovnis.

Por: Nicolás Montañez

Los viajes por Colombia pueden sorprender a muchos gracias a la imaginación, historias y realidades de los pobladores de muchas regiones del país, en este caso la laguna de Suesca, de un tiempo para acá ha sorprendido a muchos por sus historias sobre avistamientos de ovnis.

suesca2 (FILEminimizer)

La historia más sorprendente fue la de un hombre secuestrado por una nave extraterrestre en la región y que fue encontrado tiempo después en Pitalito con una habilidad curativa entregada por los extraterrestres para curar a los mortales terrícolas.  Esta historia al igual que muchas otras resulto ser una más dentro del imaginario de los colombianos.

Esta laguna, situada en medio de la cordillera central, debe estar catalogada dentro de los sitios turísticos más bonitos del país y no precisamente por los avistamientos de ovnis si no de aves migratorias, vegetación y un paisaje de agua con una extensión de 10 kilómetros.

Suesca fue uno de los asentamientos muiscas y lo encontró Gonzalo Jiménez de Quesada en su búsqueda del nacimiento del Rio Magdalena, al parecer su nombre tiene que ver, en chibcha, con un sitio donde habitaban muchas aves y más adelante fue uno de los sitios escogidos por la Iglesia católica para el adoctrinamiento de indígenas junto al vecino municipio de Sutatausa.

Es una laguna que aún no se seca a pesar de la falta de lluvia desde hace ya muchos meses y que no se contamina aun cuando a sus alrededores se pueden ver varios avisos puestos por los vecinos relacionados con el abandono de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR).

Desde Bogotá, puede llegar en menos de dos horas por la autopista o si quiere pasear un poco y darse un paseo por la vía láctea de Cundinamarca puede llegar hasta Cucunubá y buscar la carretera hasta la laguna.  No espere encontrar restaurantes o paraderos, solo estará en contacto con la naturaleza.

Desafortunadamente, en la actualidad se encuentran algunos cultivos de flores y una cementera que aun que generan trabajo pueden llegar a dañar en poco tiempo el ecosistema.  Al igual que nuestros indígenas debemos pensar que estos lugares como la laguna de Suesca deben preservarse y ser sagrados y no dejar que se sequen como su vecina laguna de Cucunuba o la ya bastante golpeada Fuquene.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here