¿Dónde está mi hijo?: La Llorona

0
1486
Imagen por: deguate.com
Imagen por: deguate.com

Cuentan los abuelos tolimenses de una leyenda de una joven campesina llamada María que por cuestiones económicas y en busca de mejores oportunidades emigró a la ciudad. Por lo tanto, en la ciudad esta mujer logró conseguir un trabajo como empleada de servicios generales en una casa de familia muy adinerada.

Con el pasar del tiempo, la joven tuvo un romance con unos de los hijos del dueño de la casa donde laboraba, y este cortejo concluyó con el embarazo de María.

Así mismo, el embarazo produjo la despedida de su trabajo sin ningún apoyo por el padre de la criatura en el vientre.

Luego, María tuvo que regresar a la finca de sus padres y pedir ayuda. Sus padres la acogieron, pero por sus ideas conservadores, se dedicaron a reprocharla por su acto, ya que en tiempos antiguos la mujer en cinta debía estar casada con el padre de su hijo, de lo contrario era denominada como la “mula del diablo” o un “acto de mala fe”.

Todo lo anterior generó en María una desilusión por lo que terminó desesperada. En una noche de luna, cansada de su situación corrió hacia un rio donde dio luz a su bebé.

Entonces, al darse cuenta que no tenía apoyo alguno para esta criatura decidió arrojarlo a la corriente. Pero en ese instante, al percatarse de su error, ella se lanzó detrás de su hijo gritando y llorando.

María se ahogó y nunca se encontró a su hijo. Dicen que Dios la castigó por su acto condenándola como la Llorona y desde ese entonces anda deambulando como un alma en pena por las calles de los pueblos, las selvas y los ríos en busca de alguien que nunca va a encontrar.

Por las calles del “Matadero”

Rovira, es un pueblo que queda a una hora de la ciudad “Capital Musical de Colombia”, Ibagué, capital del Tolima. Le puede interesar: municipio de Rovira

Se fundó en 1.570 y antes se llamaba Miraflores. Cuenta con 10.212 habitantes. Se. destaca por la agricultura y la ganadería.

Rovira es un municipio denominado como “Encanto de Manantiales” por su biodiversidad y veredas montañosas que contienen ríos y una variedad climática. Le puede interesar: historia de Rovira

Pero cuentan los residentes del barrio Santander que tiempos atrás, cerca al “Matadero” -un espacio industrial en el que se sacrifican animales de granja para la comercialización de carne-, deambulada en las noches una mujer que lloraba con gritos desgarradores.

Sobre las tres de la mañana salía la Llorona del rio Luisa gritando: “¿Dónde está mi hijo?”

El rio Luisa pasa por unos de los límites del barrio Santander, y se decía que la Llorona se iba quebrada abajo hasta llegar al pueblo buscando su hijo.

Siempre que la Llorona pasaba  por las calles del “Matadero” el rio se estremecía y se escuchaba la creciente, pero también se sentía un fétido olor a azufre. En el acto, nadie se atrevía a abrir sus ventanas, ya que los habitantes del pueblo afirmaban que si se daba un vistazo a la Llorona ella misma se encargaba de llevarse los niños de la casa.

Quienes podían observarla, afirmaban que se presentaba  como una dama muy esquelética, con cara de calavera, llevaba brazos muy largos y cruzados con la apariencia de cargar a un bebé, también se decía que los ojos no se podían ver, ya que su cabellos sobre la cara los cubría.

Lo que cuentan los campesinos de la Llorona

También contaban los campesinos que: en noches de luna no se podía salir de las fincas en altas horas de la noche a cazar, ya que en las trochas y en las selvas la Llorona se encargaba de hacerlos perder y si los adultos llevaban a sus hijos para enseñarles el oficio de la caza la Llorona los ahogaba en los ríos o los desaparecía.

Desde Rovira, Tolima para todo el mundo. La Llorona.

Por: Andrés Arias. Estudiante de Comunicación Social – Periodismo.
Editor: Ana María Rizo Díaz. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here