La lluvia ácida llega a las tierras colombianas

La lluvia ácida hoy en día está siendo identificada cada vez en forma más generalizada a través de distintas zonas del territorio colombiano, pero lo más preocupante es lo que ésta le puede hacer a las tierras en las zonas de producción.

Por: Daniela Ballesteros Novoa   Practicante del Colegio Tilatá.

Se denomina lluvia ácida a aquella formada por la humedad del aire combinada con óxido de nitrógeno y dióxido de azufre, componentes éstos que son emitidos por fábricas, centrales eléctricas y vehículos cuando queman carbón o productos derivados del petróleo.  Se considera ácida cuando el pH baja de su nivel normal, que es aproximadamente de 5.6, es decir, todo lo que se encuentra debajo de esta cifra es lluvia que afecta la capacidad productiva de la tierra.

5

En Colombia la lluvia ácida está afectando cada vez más los cultivos y los recursos naturales que requieren directamente del agua lluvia para desarrollarse.

Según estudios realizados para la evaluación de los niveles de contaminación en las zonas del Valle de Aburrá, convenio entre el Área metropolitana y la Universidad Nacional en Medellín en el 2008, se han identificado distintas repercusiones negativas para el bienestar de las plantas o cultivos. Por ejemplo en la ciudad los arboles se están viendo afectados por la lluvia ácida pues esta les esta generando la disminución de color, hojas y de la capa de grasa protectora, la cual se va degradando por el almacenamiento seco de dióxido de azufre. Otro ejemplo en donde se observa el impacto negativo es cuando se afecta la capa de grasa protectora en las plantas que absorben el agua directamente de sus hojas, pues al dañar esta capa quedan más expuestas a enfermedades.

Los suelos también se ven afectados puesto que al recibir directamente el agua de lluvia se están acidificando, por lo tanto las plantas o cultivos que crecen sobre estas contienen una mayor dosis de metales pesados, y por si fuera poco, ésta lluvia ácida remueve los nutrientes del suelo. Esta contaminación de suelos y aguas también afecta a los seres vivos que dependen de estas, y en ecosistemas acuáticos de plantas y animales, también reducen sus poblaciones y en ocasiones desaparecen.

Una de las zonas que entre mayo del 2006 y noviembre del 2007 se identificó como las de mayor presencia de lluvia ácida fue Medellín, y al analizar su origen, se identifica que está sufriendo una gran contaminación generada por la presencia de factores contaminados como los mencionados, es decir, centrales eléctricas y vehículos que queman carbón o productos derivados del petróleo.

Durante 2013 también se vio afectada la zona del Nevado del Ruiz por una razón diferente, pues empezaron a identificar que la sismicidad del volcán, generó lluvia con alto contenido de azufre y que por esta razón se fracturaron los techos de zinc y las viviendas de los habitantes de la zona.  Por este efecto, el entonces Secretario de Planeación de Casabianca, José Alirio Velosa, advirtió la afectación que estaba generando, no solo en las viviendas, sino también en las vidas humanas y del ganado.

Por problemas como éste es que se debe tener más consciencia de toda la contaminación que está generando en forma creciente, la quema de carbón o de productos derivados del petróleo, aumentando la producción de lluvia ácida, con importantes consecuencias para los humanos y para buena parte de los recursos naturales y seres vivos. Problemas como la lluvia ácida son sólo una de las muchas consecuencias que hoy en día está causando el hombre en su proceso de industrialización. El llamado es a pensar en las consecuencias y preguntar ¿cuándo se va a decir es suficiente? ¿cuándo vamos a entender que los recursos naturales son escasos y que vamos a acabar la capacidad de producción de recursos naturales del planeta si no hacemos algo al respecto? ¿cuándo se va a caer en cuenta de la gravedad de la situación?, nunca es muy tarde para actuar pero para esto se necesita que tomemos conciencia y el gobierno entre a participar para que exista una regulación más rigurosa que busque crear un equilibrio adecuado y permita el fortalecimiento de los recursos naturales, teniendo como objetivo principal, disminuir la contaminación.

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.