La Mula: La amiga fiel del campesino

0
2502

Mula. La historia del campo en nuestro país está ligada vitalmente al trabajo, a la mano de obra de las y los campesinos en todas las veredas, municipios, regiones y departamentos. Siempre acompañados  en su labor por este animal.

Por:  Andrés A. Gómez Martín.

Mula. Desde el proceso de instalación de la República, las mercancías o materias primas empezaban a salir de las montañas; antes de las mulas eran los cargueros, esclavos indígenas, negros o zambos que llevaban en su espalda a otras personas o cargas. Con las guerras territoriales fueron apareciendo estos animales como la herramienta perfecta para transportar la carga que comenzaba a ser comercializada en el mercado interno y extranjero.Burritu

El proceso de colonización con el que Colombia empezaría a expandirse estuvo sostenido y construido a lomo de mula. Fue gracias a ellas que  los campesinos se atrevieron a desafiar la complicada geografía Andina, construyendo caminos de herradura, fundando pequeños lugares de descanso, que con el tiempo se convertirían en las llamadas fondas. Estos eran lugares en los caminos que contaban con reconocimiento de los arrieros y los peones, pues era allí en donde podían descansar y compartir mercancías en medio de sus largos trayectos.

La historia cuenta que desde las montañas de Antioquia llegaron las recuas, un grupo de varias mulas que pertenecían a un dueño o eran propiedad de socios que juntaban un par de animales para sacar provecho del flete colectivo.

Las mulas eran las preferidas por arrieros porque eran animales fuertes, además podían cargar en sus lomos hasta 70 kilos de carga. El oro, el café, el banano, mesas de billar, camas, el “chifonier”, las medicinas, las cartas, las noticias y cuanta cosa la mula pudiera cargar era transportado desde  las veredas hacia los centros de acopio de los nacientes pueblos fundados por los arrieros y campesinos nómadas, viajantes y colonos de machete y  alpargata.

Hoy la mula sigue siendo un animal querido en el campo, aunque con la llegada del tren, luego de las carreteras y los automóviles acabaron con las recuas y el arrierismo. Las mulas siguen siendo una herramienta fundamental para cargar cosas en trayectos cortos de alta dificultad; por ejemplo, aun hoy son fieles compañeras en los trapiches del Huila y del Cauca.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here