Las Cartas del Campo: El Niño que se creía temible

0
211

Los niños y niñas también nos hacen llegar sus cartas. En esta oportunidad en Las Cartas del Campo, una reportera rural de 12 años realizó un cuento. Aquí puedes leerla toda y escuchar a esta pequeña contar la historia.

__

El Niño que se creía temible

Había una vez un niño que le gustaba matar a los pequeños insectos, entonces un día quiso matar a una linda mariposa pero ella voló y reposo sobre su cabeza, el niño no sabía que había posado sobre su cabeza por ello, el la seguía buscando para matarla y al ver que no la encontró se puso muy furioso y al verlo la mariposa le dijo: “Así como matas a mis hermanos los insectos, a mi no podrás matarme”.

El niño se encontraba muy confundido pro que no sabía quién le estaba hablando así que se atrevió a decir: “Quien me quiere regañar con esa vocecita”; entonces la mariposa le dijo: “Soy yo la linda mariposa que tu quieres matar pero no sabias una cosa a mi no me podrás matar ni por qué lo intentes mil veces, ya que tú no eres temible”.

El niño se puso muy furioso porque no sabía dónde estaba la mariposa así que el niño le dijo: “Si tú dices que yo no soy temible, porque te escondes de mi”, y el niño siguió rumbo a su casa.

La mariposa le dijo “Así como tú te vas y dices que eres más temible debemos comprobarlo con una batalla, tu vienes solo mañana y yo vengo acompañada de los demás insectos”; el niño acepto la propuesta que le hacia la mariposa.

Se llegó el tan esperado día los dos se encontraban en el camino, el niño solo y la mariposa acompañada de tres cajitas de las cuales fue destapando en orden: de la primera salieron abejas a picar sus oídos para que no pudiera oír, de la segunda salieron zancudos a picar sus ojos para que no pudiera ver, y de la tercera salieron hormigas a picar directamente sus pies para que no pudiera caminar.

El niño al ver esta grande derrota reflexiono y dijo “Nunca debería volver a matar los insectos”, también le dijo a la mariposa que ella era la ganadora y que de ahora en adelante no volvería a matar a los insectos.

Al pasar el tiempo el niño contaba todo lo sucedido y a sus padres les dijo que a los pequeños insectos tenía que tenérsele mucho respeto porque ellos eran más temibles que los humanos. La mariposa se encontraba muy orgullosa de haber podido derrotar al niño, así que mientras celebraban su victoria el niño se encontraba muy triste.

Autor: Emilce Yurlene Montañez Martin. 12 años.  Reportera Rural Vereda Hipaquira, Garagoa, Boyacá.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here