Las Habas, una tradición saludable

0
375
Fotografía: Sofía Vargas Chavarro
Fotografía: Sofía Vargas Chavarro

La haba, así como la papa, son muy importantes para cualquiera que busque la autosustentabilidad; la planta puede crecer casi en cualquier suelo, pero se prefieren suelos arcillosos.

Se plantan directamente en el huerto definitivo, sus semillas son grandes, la planta es de color verde, hojas pequeñas y flores blancas de ella sale el fruto en una cascara verde alargada.

Para profundizar sobre este tema, nos trasladamos a la Vereda San Isidro (sector Sevilla); la cual está ubicada a 15 minutos del casco urbano del municipio de Une en el departamento de Cundinamarca.

Llegamos a la casa de la familia Guzmán Aya y conversamos con la señora María de Jesús, quien a sus 75 años nos cuenta cómo se cultivan las habas y para que se utilizan.

Reportera Rural: Señora Jesús ¿nos podría contar algo de su vida en el campo como ama de casa, en su hogar?

-“Sí, soy una mujer campesina, me gusta el campo, ver por mis animales, gallinas, vacas y huertas caseras”.

Reportera Rural: Nos han comentado que usted y su esposo cultivan las habas, ¿nos puede narrar como es el proceso?

-“El cultivo de las habas se empieza arreglando la tierra y luego se hace surcado y luego se siembran, puede ser a bordón o se hoya con azadón y se le echa cenicita o abono orgánico, se tapan y ya estuvo el siembro de las habas”

Reportera Rural: ¿En qué mes se siembran, cuáles son sus cuidados y cuánto tiempo duran para cosechar?

-“A finales de abril o comienzos de mayo, que no les dé mucho el invierno y duran 4 a 5 meses para producir fruto. Depende el tiempo, si hay mucho invierno se demoran un poquito y se pueden gotear”.

¿Las habas se deben fumigar?

Fotografía: Sofía Vargas Chavarro

Asegura doña Jesús que cuando está naciendo se fumiga “y cuando está mas grandecita se le echa para que no se gotee, que el tiempo no la queme y se críe sanita. Las fumigadas pueden ser hasta que este habichuelando la haba, después se deja de fumigar”.

Sobre la cosecha

Reportera Rural: ¿Cuándo es el momento para coger las habas?

-“Toca dejar secar las habas, luego se cogen secas, volver a ponerlas al sol para que sequen bien y luego se pueden tostar”

Reportera Rural: ¿Cómo hacen para tostar las habas?

-“Cuando estén bien secas, bien asoleadas, se coloca un fondo bien grande que llamamos perol y se pone en el fogón de leña y estando bien caliente el perol, se le echan las habas, se están rebullendo constantemente hasta que la haba dore,  entonces ya quedan tostadas”

Reportera Rural: ¿Para qué se utilizan las habas tostadas?

-“Para comérselas uno así, o a veces se venden. Mi abuelita me contaba que eso se tostaban, se molían y se la echaban al cacao y/o se le hacían los teteros a los bebes”

Doña Jesus, orgullosa de ser campesina

Cuando finalizamos la entrevista Doña Jesús solo pudo decirnos con voz muy amable “ muchas gracias por la entrevista” y agregó “yo les pido a todas las mujeres campesinas que pa’delante, que ser uno campesino es lo más bonito que hay en la vida”.

Las habas, tradición que alimenta

En medio de la entrevista encontramos a don Rafael Guzmán esposo de la señora Jesús quien nos contó sobre cómo utilizaban las habas y de quién aprendió esta tradición. Le puede interesar: Don José Guativa: un hombre de tradición agrícola que aún trabaja con la Romana

“Antiguamente las tostaban y las molían y eso preparaban un Jorobo con panela y leche y eso era de mucho alimento. Una platada para uno tenía para todo el día quitar el hambre”.

Manifiesta que para él, ahora la comida no es saludable como antes que se cultivaba todo naturalmente y que debido a eso, ahora todo son enfermedades.

“Por que le echan gramozone a las matas. Por ejemplo la papa no la dejan “jechar” como antiguamente que la dejaban casi un año hasta que blanqueara bien el palo, naciera y ahí si la sacaban, era más reposada y menos dañosa”.

Al final del día, no podíamos irnos sin degustar unas deliciosas habas tostadas por ellos y sacadas de su cultivo de habas.

Una tradición aprendida de los antiguos, de los abuelos que explicaban cómo se tostaban, molían y hacían bolas de cacao.

Por: Mery Adelaida Dimaté Ardila y Claudia Vargas Chavarro. Reporteras rurales del municipio de Une – Cundinamarca.
Fotografías: Sofía Vargas Chavarro .
Editor: Ana María Rizo Díaz. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here