Los amasijos: una historia deliciosa

0
3163

El mundo culinario de Colombia es bastante amplio, las preparaciones a base de maíz y de harina están presentes  en casi todas  las regiones del país y esto a causa de  varios factores entre ellos un antecedente milenario de tradiciones indígenas. Los desayunos y las onces son acompañadas de amasijos deliciosos. 

Por: Periódico El Campesino

Temprano en las mañanas el olor a pan  se cuela entre las calles de un pequeño municipio en el centro del departamento de Boyacá, en Arcabuco famoso por sus tradicionales almojábanas, existen cuatro fábricas que desde hace más de 30 años fabrican este  ponderado alimento que acompaña las comidas de cientos de personas en esta región del centro del país. La almojábana aparece en un  libro de recetas españolas de mediados del siglo diez ocho, sin embargo el toque especial de esta  bolita de harina se la da la cuajada. Boyacá desayuna y toma onces acompañada de almojábanas horneadas en horno de barro.

1

Entre tanto  en el Valle del Cauca existe otro amasijo que tiene una  historia singular, aunque  hace parte de las historias populares de las que  no se tiene certeza el pan de bono , un aro fabricado también harina de maíz, es fundamental a la hora  de iniciar las actividades cotidianas. Cuenta la historia que  el origen de este producto se dio entre  los municipios  de Dagua y de Cali.  Allí se ubicaba la hacienda el Bono en donde cinco mujeres fabricaban estos círculos de harina que  luego eran llevados a Cali a lomo de caballo y de mula envueltos en hojas de plátano. Los arrieros al llegar a la capital  anunciaban su producto  como el pan de bono, nombre que quedaría para  siempre y haría de este amasijo un elemento identitario del departamento azucarero.

Finalmente las achiras del Huila, fabricadas a base de maíz pilado  son el pasabocas preferido por los Opitas, en el municipio de Altamira en el sur del departamento, se fabrican decenas de  bizcochuelos  que forman parte fundamental de la economía de este poblado.

Sin duda los amasijos  como la gelatina de pata, los liberales, los buñuelos, las rosquitas, repollitas, torrejas, pan dulce del Chocó, panderos, garullas y tantas otras que nos escapan hacen parte de la tradición culinaria de la nación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here