Los pesticidas están asesinando las abejas en Colombia

La mortandad incalculable de abejas en varios países, preocupa a la comunidad de apicultores y agricultores; la primera hipótesis que se maneja según algunas investigaciones efectuadas, es que el uso indiscriminado de pesticidas neonicotinoides sería el principal asesino de las abejas, pero también se tienen en cuenta las plantaciones con semillas transgénicas, como causas probables de la disminución en la población de estos polinizadores.

Abejas

Foto: Ecoosfera

Colombia se encuentra entre los países afectados por esta situación, ya que aunque no se encuentra la situación sistémicamente documentada, sí se han observado los estragos que ha causado, como por ejemplo, la desaparición de 10.500 colmenas al año por causa de agentes nocivos como los neonicotinoides.

La función principal de las abejas en el campo ha sido la polinización, proceso  que constituye la base de la distribución de polen y su procedente producción de semillas y frutos, además de la fabricación de miel en sus colmenas. Ante ello, con la aplicación de estos químicos a las plantaciones y demás especies florales, las abejas no pueden acercarse, y si la consumen mueren de forma inmediata ya que es un veneno neurotóxico, y si no mueren quedan débiles y al no encontrar alimento, mueren rápidamente.

Aunque ya se han realizado denuncias ante el Ministerio del Medioambiente, de Agricultura y el ICA, no se ha tenido respuesta; además que en Colombia está prohibido el uso de 195 tipos de venenos o ingredientes activos, estos se siguen fabricando y utilizando de forma indiscriminada.

María Guiomar Nates Parra, experta apícola de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), quien ha seguido de cerca esta problemática, afirma que: “En Colombia hay más de 600 especies conocidas, pero se cree que pueden ser el doble porque no han sido estudiadas a fondo. Solo en los últimos 15 años se han descubierto más de 100 especies. Lo recomendable es que en el país, en donde también hay reducción de las poblaciones de abejas, se haga un trabajo urgente, por un lado con los apicultores para ver el comportamiento de sus colonias, y por el otro estudiar a las abejas silvestres en zonas agrícolas para determinar lo que está ocurriendo”.

Fuente: Agencia de Noticias UN

Autor: Eduar Fabian Tellez, Estudiante de Comunicación Social.
Editor: Katherine Vargas Gaitán, Periodista Editora. @KatheVargasg

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.