¿Por qué mayo es el mes de María?

Mayo es desde siglos el mes consagrado a María. Aquí algunas de las razones de esta devoción.

Por Andrés Felipe Lasso

 

013

Mayo es conocido desde la Edad Media como el mes mariano; allí la iglesia vuelca su corazón con una mayor intensidad a la imagen de María en sus diferentes advocaciones; pero esta consagración tiene una particular historia.

020Mayo es también la época en donde la primavera está en todo su esplendor. Particularmente en la Europa neo-medieval se conocía este mes como el “mes de las flores” y se rendía tributo a la diosa pagana Flora, en latín, equivalente a la diosa griega de la naturaleza, la vegetación, las flores y campos: Artemisa. Los Cristianos cada vez más consolidados tomaron este signo de fecundidad y belleza que proporcionaba la primavera para rendirle homenaje a María madre de Jesús y de la Iglesia.

Una evidencia histórica de la devoción Mariana en mayo nos viene de Alfonso X, conocido como Alfonso el Sabio; rey de España en el siglo XIII, quien hacía cantigas (poesía popular de Galicia y Portugal) a María junto a los loores; de aquí la poesía Ben vennas, Mayo  , la cual reconocía este mes como un momento especial para venerar a María.

Pablo VI, hoy Beato de la Iglesia, durante su pontificado y a finales del Concilio Vaticano II dedicó toda una encíclica (Mense Maio) a la devoción y oración a María en este particular tiempo,

“Venerables Hermanos:

Al acercarse el mes de mayo, consagrado por la piedad de los fieles a María Santísima, se llena de gozo Nuestro ánimo con el pensamiento del conmovedor espectáculo de fe y de amor que dentro de poco se ofrecerá en todas partes de la tierra en honor de la Reina del Cielo. En efecto, el mes de mayo es el mes en el que los templos y en las casas particulares sube a María desde el corazón de los cristianos el más ferviente y afectuoso homenaje de su oración y de su veneración. Y es también el mes en el que desde su trono descienden hasta nosotros los dones más generosos y abundantes de la divina misericordia.”

Por otro lado San Juan Pablo II en audiencia general del 2 de mayo de 979, regala al mundo estas palabras muy venidas al tema:

“Deseo dedicar esta audiencia general de hoy, de modo particular, a la Madre de Cristo resucitado.

El período pascual nos permite dirigirnos a Ella con las palabras de purísima alegría, con que la saluda la Iglesia. El mes de mayo, comenzado ayer, nos estimula a pensar y hablar de modo particular de Ella. En efecto, éste es su mes. Así, pues, el período del año litúrgico y a la vez el corriente mes llaman e invitan a nuestros corazones a abrirse de manera singular a María”

En efecto este es el mes de María, figura poderosa y fundamental en el caminar de la Iglesia que desde el cenáculo le reconoce como madre y reina; por consiguiente; es también un momento idóneo para acercarse a su presencia, contemplar sus mensajes y llegar a Jesús; pues en últimas sin importar el mes, Ella siempre estará diciendo “Hagan todo lo que Él les diga” Jn 2, 1-11.0_maria_del_camino_catedral_almudena

 

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.