Mariposas: víctimas de la minería en páramos

Al afectar el suelo y toda la capa vegetal de estas zonas, la minería legal e ilegal propicia la desaparición de plantas como la chusquea y varias de sus especies, que son alimento y hábitat de las mariposas del género Lymanopoda, propias de ecosistemas paramunos.

2
650
Paola Triviño

Así lo determinó un estudio que identificó siete áreas de importancia para la conservación de mariposas en los páramos de Chingaza, Los Nevados, Chili-Barragán, Guerrero, Rabanal–Río Bogotá, La Cocha- Patascoy y la Sierra Nevada de Santa Marta.

Según la investigadora y bióloga Paola Marcela Triviño, magíster en Ciencias Biológicas de la Universidad Nacional de Colombia, “las mariposas son muy vulnerables a los cambios en su hábitat”. Estas tienen una relación muy estrecha  con las plantas, como sucede con la especie Lymanopoda–chusquea. Estas mariposas se ven gravemente afectadas por los proyectos mineros, de deforestación, de agricultura o de ganadería extensiva.

¿Cómo las afecta?

Las actividades que se identificaron con mayor frecuencia en las zonas de páramo se asocian con la extracción de minerales, ya sea de forma artesanal, ilegal o legal. Esta actividad, perjudica la capa vegetal original de los páramos, hábitat de las mariposas.

El género Lymanopoda corresponde a mariposas de páramo o de ecosistemas altoandinos. Son blancas y azules, pequeñas y peludas. Viven en chusque, una especie de planta muy típica y característica de ecosistemas paramunos y altoandinos. En su estado inmaduro se alimentan de chusquea y en su etapa adulta de descompuestos y de  flores, como los dientes de león o frailejones, de ahí la importancia de preservarlas.

Ante tal situación, es y a pesar de los esfuerzos del gobierno, muchos de estos ecosistemas se encuentran en peligro crítico de riesgo de colapso ecosistémico, lo cual da indicios de una falta de gobernabilidad y manejo adecuado, como lo explican los expertos de la U.N.

Lugares con mayor presencia de mariposas

Así mismo, se encontró que entre las áreas con mayor riqueza de mariposas figuran el Parque Nacional Natural Chingaza, muy cerca de Bogotá, y los páramos de La Cocha-Pastacoy, en el Nudo de los Pastos.

El Parque Nacional Natural Serranía de los Yariguíes, con una mayor extensión en Santander, y la Sierra Nevada de Santa Marta, son las áreas con mayor componente de especies únicas o que no se registran en otros lugares del país.

El Parque Nacional Natural Chingaza y la Cocha Patascoy presentan un alto nivel de diversidad filogenética, según la reconstrucción genética de la información de ADN de las mariposas que habitan en estos ecosistemas.

En cuanto a la extinción de especies, afirma que pese a las investigaciones adelantadas, aún no se conocen cifras de las clases de mariposas extintas a nivel poblacional, situación que a largo plazo podría desencadenar una extinción de especies.

Por: Agencia Noticias UN.
Editor: Mónica Lozano. Periodista – Editora.

2 Comentarios

  1. […] Cabe recordar que este ecosistema boyacense se traslapa con 46 títulos mineros, en su mayoría para explotación de carbón. Por tal razón la decisión judicial también reconoce que se debe compensar a todas las personas afectadas por la delimitación y posterior división. (Le puede interesar: Mariposas: víctimas de la minería en páramos) […]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here