Mi experiencia como facilitador de la Fundación Acción Cultural Popular ACPO

0
790

La experiencia de ser un facilitador de la Fundación Acción Cultural Popular ACPO, creadora de las Escuelas Digitales Campesinas, deja muchas enseñanzas tanto a nivel personal como profesional. 

Por:  Henry Armando Ruiz.  Facilitador  de las EDC de La Capilla

La experiencia de ser un facilitador de la Fundación Acción Cultural Popular ACPO, creadora de las Escuelas Digitales Campesinas, deja muchas enseñanzas tanto a nivel personal como profesional.

4

Hablamos en este caso del proyecto Tabletas para Educar, comprendido dentro del marco del programa Computadores para Educar, adelantado por el Ministerio de las TIC’s y el Ministerio de Educación. En el marco de este se entregaron tabletas a estudiantes y docentes de escuelas de Boyacá. La primera fase comprendió la socialización del proyecto con los estudiantes, padres de familia, docentes  de las escuelas y autoridades territoriales, se les explicó de dónde, cómo y por qué se gestionaron y ahora existen en la escuela tabletas que reforzaran el aprendizaje de todos los estudiantes.

La segunda fase comprendió la capacitación de los docentes para que conocieran una tableta adaptada al ambiente educativo, capaz de mejorar la gestión docente dando orden a las actividades y probando aplicaciones que pueden resultar potencialmente útiles para los estudiantes dependiendo del grado y la materia que se quiera reforzar en cada escuela en particular.

La tercera fase comprendió el acompañamiento en clase a los estudiantes. Esta fase permitió evidenciar cómo el docente utilizó el recurso tablet en su catedra usando diferentes aplicaciones que reforzaran el tema de turno. La función del facilitador en esta etapa ya paso de ser el “profesor” a ser solo el auxiliar del docente en caso de que así se necesitara. En esta etapa fue evidente que la carencia del servicio de internet  en las escuelas es una gran limitante para la búsqueda y consecución del conocimiento, pero no nos vimos limitados por esta falencia ya que las tabletas pueden pasar las aplicaciones de una a la otra sin necesidad de disponer del servicio de internet.

 

Los grados que mejor aprovecharon las tabletas fueron los de la escuela primaria ya que no están enfocados en los juegos sino en la curiosidad y la expectativa que le genera el cambiar la forma tradicional de aprendizaje, incorporar la tableta para su formación y darse cuenta de que no solo es un juguete costoso sino una útil herramienta de estudio.

En la cuarta fase, se socializó el avance del proyecto con los padres de familia y se les permitió manipular las tabletas para que tomaran conciencia de que una tableta es una herramienta que puede ser utilizada para el entretenimiento y la formación educativa en un mismo porcentaje y que depende de cada persona el uso que esta le dé.

En términos generales fue una experiencia muy enriquecedora y espero seguir aportando mi capacidad, conocimiento y experiencia a este tipo de proyectos que, anclados en las escuelas, verdaderamente aportan algo significativo a la comunidad colombiana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here