Milagros de la santa Madre Laura, sólo para los que creen

Milagro pueden decir aquellas personas que lo han vivido y que no encuentran una explicación razonable. La intercesión de la Madre Laura Montoya ha obrado dos, los cuales significaron su beatificación y posterior canonización. 

 

milagro2

Por Ruben Gil

 

Milagros aprobados por la iglesia católica son el paso definitivo para que un cristiano o una cristiana sean reconocidos como santo o santa, excepto los cristianos en que se les reconoce como talespor haber padecido algún tipo de martirio. A la santa colombiana, la madre Laura Montoya, le fueron reconocidos dos milagros y estos bastaron para canonizarla.

El primer milagro le abrió la puerta a su beatificación en el año 2004, cuando el sumo pontífice de la iglesia católica era el hoy conocido San Juan Pablo II. Este milagro se dio en la señora Herminia González, mamá de una monja de la comunidad de las lauritas.

Doña Herminia con 86 años de edad, fue diagnosticada en 1993 con cáncer de cuello uterino. Dicho cáncer le producía hemorragias que no cesaban y dolores muy fuertes. En 1994 la señora Herminia visita la casa de la comunidad de la Madre Laura, en el barrio Belencito, de Medellín, y quiso entrar al cuarto donde murió la santa. Allí le pidió con gran fervor que le quitara la hemorragia para sobrellevar sin tanta angustia su enfermedad.

milagroEsa fue la última vez que la señora Herminia sangró, aseguró su hija. Se mejoró del todo, tanto que tres años más tarde el ginecólogo tratante, Carlos Enrique Restrepo, se sorprendió al no encontrar ningún signo de tumor activo.

El segundo milagro le abrió la puerta de acceso a la canonización en el año 2013. Fue el papa Francisco quien la proclamó Santa. Este milagro lo obró en Carlos Eduardo Restrepo de Garcés, un médico anestesiólogo, quien a sus 33 años superó una enfermedad terminal que afectó el 90 por ciento de su cuerpo. Carlos Eduardo estuvo a punto de morir debido a tan compleja enfermedad, llamada polimiositis.

El doctor Restrepo cuenta que sus posibilidades de vida eran mínimas. Tenía dos opciones, ser sometido a una cirugía muy complicada, y con la infección que tenía era muy peligrosa, o no hacerle ninguna intervención, que tampoco era nada bueno. Él por sus conocimientos en medicina era consciente de que sólo un milagro lo salvaría.

El 13 de enero de 2005, Carlos Eduardo Restrepo cumplía un año internado en una habitación de la Clínica las Américas, en Medellín. Ardía en fiebre, ya había recibido los santos óleos y antes de dormir, cuenta el médico, cerró los ojos y como un buen católico recurrió a la intercesión de la madre Laura, dejando bajo su cuidado la enfermedad que lo aquejaba y proponiéndole que si obraba el milagro en él, haría lo que fuese para que la iglesia conociera su testimonio y la declararan Santa.

La recuperación fue rápida y asombrosa, pues en muy corto tiempo empezó a notar que podía valerse por sus propios medios, lo que antes de la petición, a la Madre Laura, era casi que un imposible. Días después los médicos dictaminaron la recuperación completa.

 

 

Etiquetado con
  1. Miguel Angel Arango 13 agosto, 2015, 8:15 pm

    Ahora con la serie de Tv se ve como la trataron y las razones fundamentales de la santidad

    Responder

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.