Ministros extraordinarios de la comunión servidores del Pan

0
990

Ministros extraordinarios de la comunión son colaboradores en la distribución de la comunión, y prolongan la mesa de la Eucaristía a aquellos que por diversas causas no pueden acercarse al templo.

 

Resultado de imagen para ministros de la comunión

Édison Fabiany Buitrago Bautista

 

Los ministros extraordinarios de la comunión cumplen un papel significativo en la Iglesia; no obstante, se desconoce la importancia de su servicio que muchas veces pasa desapercibido.

¿Qué hacen los ministros extraordinarios de la comunión?

En las misas de los domingos los ministros extraordinarios de la comunión sirven en el altar y ayudan al sacerdote u obispo a repartir la comunión a los fieles que asisten a las misas. Estos Ministros reciben una formación pertinente para acompañar las celebraciones, así como para disponerse con seriedad y dignidad en la repartición de la comunión.

Los Ministros extraordinarios de la comunión también sirven en la prolongación de la mesa fraterna, es decir, llevan la comunión a las personas que no pueden acercarse al templo por razones de salud o por otras razones significativas que impidan participar de la Eucaristía.  Cada ministro luego de la misa lleva en su portaviático el Cuerpo de Cristo presente en el pan, con toda una liturgia previamente enseñada con el fin de  vivir el momento dignamente.

 

Portaviático es el recipiente en donde los ministros llevan la Eucaristía a los enfermos.

¿Cómo se eligen?

El futuro ministro extraordinario de la comunión es elegido de entre la comunidad de fieles, a través del sacerdote que elige a los más idóneos para tan alta tarea de llevar el cuerpo de Cristo. Además, se debe considerar esta elección no como un mérito, sino como un Don, ya que nadie es digno de llevar o dar la comunión a los demás fieles, pero Dios se vale en su gran amor de elegir a hombres y mujeres para llevar su presencia y amor a los más necesitados.

Se debe tomar conciencia de que la Eucaristía  no es más ni menos por la persona que la entrega, sino que es Cristo mismo quien está ahí; pero por la cantidad de fieles dentro de la comunidad, se reconoce una necesidad pastoral y la Iglesia ha considerado necesaria la institución de los Ministros extraordinarios de la comunión, para que no se extienda demasiado la celebración. Cada persona que es instituida Ministro extraordinarios de la comunión es un servidor y como ya se ha mencionado, es un prolongador de la mesa fraterna del amor de Cristo por cada uno de nosotros.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here